Inicio > Noticias > Internacional > Haradinaj viaja a La Haya para declarar ante tribunal de crímenes de guerra

Haradinaj viaja a La Haya para declarar ante tribunal de crímenes de guerra

Belgrado, 23 jul (EFE).- El dimisionario primer ministro kosovar Ramush Haradinaj viajó este martes a La Haya para declarar como sospechoso ante un tribunal especializado sobre crímenes de guerra perpetrados en Kosovo, informó la televisión regional N1.

Líder de la nacionalista Alianza para el Futuro de Kosovo (AAK) y antiguo comandante guerrillero, Haradinaj, que encabezaba el Gobierno desde 2017, dimitió el pasado viernes tras haber sido citado por dicha corte como sospechoso.

De 51 años, este político, uno de los más influyentes de Kosovo, debería declarar mañana miércoles ante el tribunal establecido en 2015, pero que aún no ha emitido sus primeras acusaciones.

Ya fue acusado de crímenes de guerra en dos ocasiones (2005 y 2011), ambas por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), pero fue absuelto (en 2008 y en 2012).

En Kosovo se espera que, tras la dimisión de Haradinaj, se anticipen las elecciones parlamentarias, previsiblemente para septiembre próximo.

Si bien la legislación vigente prevé también que el presidente del país pueda encargar directamente a otro político la formación de un nuevo Ejecutivo y evitar así la convocatoria de comicios anticipados, los observadores creen poco probable esta segunda opción.

En un mensaje publicado en Facebook, Haradinaj afirmó que la justicia está del lado de su país, el cual, por otra parte, “va por la vía euroatlántica y es más fuerte que nunca, en línea de la paz y la amistad duradera con Estados Unidos”.

“Kosovo está preparado para hablar con Serbia hasta que se logre el acuerdo íntegro final, jurídicamente vinculante, que incluye el reconocimiento mutuo dentro de las fronteras existentes. Pero ofrecemos el mercado por el reconocimiento”, escribió Haradinaj.

Con esta última declaración aludió a una escalada de la tensión entre Belgrado y Pristina desatada desde que Kosovo impusiera, en noviembre pasado, un arancel del 100 % a los productos importados desde Serbia.

El levantamiento del arancel es la condición que exige Belgrado para reasumir el diálogo de normalización entre las dos partes que se lleva a cabo desde 2011 al amparo de la Unión Europea, pero Kosovo ha rechazado hasta ahora las peticiones de la UE y de EEUU de retirar esas medidas.

El objetivo de las difíciles negociaciones es alcanzar un acuerdo vinculante entre Kosovo y Serbia, una condición crucial para el acercamiento de ambos países a la UE.

Kosovo, poblado por una gran mayoría de albaneses étnicos, proclamó en 2008 su independencia, reconocida hasta ahora por un centenar de países, entre ellos Estados Unidos y la mayoría de los socios de la UE, pero no por Rusia, China, España, la India y Brasil, entre otros. EFE

%d bloggers like this: