Hariri acepta la oferta de Macron de viajar a París para solucionar la crisis

www.efe.com


Riad/Beirut, 16 nov (EFE).- El dimitido primer ministro libanés, Saad Hariri, aceptó hoy la invitación del presidente francés, Emmanuel Macron, para viajar a París y acabar con su permanencia en Arabia Saudí, que había acentuado la crisis política desatada en Beirut por su renuncia.

El viaje de Hariri a París, para el que todavía no hay fecha, fue anunciado durante una visita a Riad del ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, quien llegó anoche a la capital saudí para tratar de mediar en la crisis.

En una rueda de prensa, el ministro francés aseguró que Hariri ha aceptado la invitación cursada ayer por Macron para viajar a París junto a su familia y prometió que será recibido como un “amigo”.

“La decisión sobre la fecha de llegada (a París) es de Hariri, es él el que dirá cuándo vendrá a Francia”, declaró Le Drian a la prensa, si bien se mostró convencido de que será en los próximos días.

Según un comunicado de su departamento, Le Drian aseguró que el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, con quien se reunió en Riad, está informado sobre la marcha de Hariri.

Hariri residió a caballo entre París y Riad hasta 2015, y tras el asesinato de su padre, el primer ministro Rafic Hariri, en un atentado perpetrado en la ciudad libanesa de Sidón el 14 de febrero de 2005, por el que actualmente están siendo juzgados en rebeldía por un tribunal especial en La Haya cinco miembros del grupo chií Hizbulá, a la sazón socio del actual gobierno libanés.

El primer ministro dimisionario permanece en Riad desde que anunció su renuncia en esa ciudad, el pasado día 4, y en los últimos días ha prometido varias veces que regresará a Beirut, al asegurar que no se encuentra retenido en Arabia Saudí, como han denunciado el presidente libanés, Michel Aoun y otros dirigentes y partidos del país.

El Gobierno saudí garantizó hoy que Hariri “puede irse cuando quiera” de Riad, según afirmó el titular de Exteriores, Adel al Yubeir, en la rueda de prensa que ofreció junto a Le Drian.

Al Yubeir rechazó con firmeza las acusaciones y aseguró que no hay “fundamento” para afirmar que el primer ministro libanés esté retenido y recalcar que Hariri, que también tiene la nacionalidad saudí, ha permanecido en Riad por su propia voluntad.

El anuncio del viaje de Hariri a París fue bien acogido por el presidente Aoun, el cual dijo que su salida de Arabia Saudí puede suponer el final de la crisis.

“Esperemos que la crisis haya terminado y haya abierto la puerta de la solución con la aceptación de Hariri de la invitación de visitar Francia”, dijo Aoun durante una reunión con periodistas.

No obstante, el Aoun, que todavía no ha aceptado la renuncia del primer ministro, aseguró que va a esperar a su regreso de París antes de decidir cuáles serán los próximos pasos que va a dar para solucionar la crisis de Gobierno.

Fuentes de la presidencia libanesa consultadas por Efe dijeron que la invitación de Macron “ha cambiado la situación” y ha permitido que “la vertiente personal” de la crisis en torno a Hariri esté “en vías de solución”.

No obstante, a la vertiente política de la crisis, según la visión de Aoun, solo se le podrá dar curso a partir del regreso de Hariri al Líbano, para rendir cuentas sobre los motivos de su repentina decisión de dimitir desde el extranjero.

El primer ministro ha asegurado en dos ocasiones que existe una amenaza contra su vida, y ha criticado tanto a Hizbulá como a Irán por tratar de involucrar al Líbano en los conflictos regionales.

Precisamente, la dimisión de Hariri ha sido interpretada como un intento de golpear al grupo chií libanes y, de forma indirecta a Irán, por lo que la tensión entre Riad y Teherán ha aumentado en los pasados días.

El ministro saudí de Exteriores calificó hoy a Hizbulá como un grupo “terrorista”, y le acusó de ser “la principal razón de la crisis en el Líbano” y un instrumento de Irán para “imponer su dominio” en el país. EFE