Hernández juramenta comisión que depurará la Policía de Honduras

dt.common.streams.StreamServer (11)Tegucigalpa, 12 abr (ACAN-EFE).- El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, juramentó hoy a la Comisión de Reestructuración y Reforma de la Secretaría de Seguridad y Policía Nacional, lo que supone el saneamiento de las fuerzas de seguridad infiltradas por el crimen.


La comisión la integran la expresidenta de la Corte Suprema de Justicia Vilma Morales, el representante de la sociedad civil Omar Rivera y el pastor evangélico Alberto Solórzano.

Hernández dijo que el proceso de depuración que ha emprendido su Gobierno a partir de la semana pasada debe sacar lo malo de la institución policial y dejar lo bueno para que alcance altos estándares de desempeño que generen confianza entre los ciudadanos.

Añadió que posteriormente se incorporará un representante de la Iglesia católica a la comisión, de la que señaló que tendrá total apoyo para que realice su tarea.

Luego del acto oficial, Hernández se reunió en la Casa Presidencial con los representantes del Grupo 16 (G-16, países y organismos cooperantes con Honduras desde 1998 tras el paso del huracán Mitch), miembros de grupos de la sociedad civil y sectores organizados, para presentarles a los miembros de la comisión.

“Estamos compartiendo con ustedes el nombramiento de tres distinguidos ciudadanos para acompañar al ministro de Seguridad (Julián Pacheco) y reestructurar la Policía Nacional y la Secretaría de Seguridad”, enfatizó el mandatario.

Añadió que la reestructuración “tiene que llevarnos a una nueva Policía Nacional con altos estándares de desempeño, que a su vez se traduzcan en confianza de parte de nuestro pueblo”.

La institución debe convertirse en “una Policía Nacional certificada, una Policía Nacional que se gane el cariño del pueblo hondureño”, recalcó.

El presidente agradeció a los tres miembros de la comisión por haber aceptado la responsabilidad de participar en el proceso de depuración de la Policía Nacional.

Hernández aceleró el proceso de la depuración, que de hecho inició en 2011, pero sin los resultados esperados, tras la denuncia, la semana pasada, de que agentes y oficiales participaron en el asesinato del titular de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico, Julián González, en diciembre de 2009.

Agentes y oficiales también fraguaron el asesinato del exasesor en materia de narcotráfico Alfredo Landaverde, en diciembre de 2011, y del fiscal Orlan Chávez, en abril de 2013, según la denuncia publicada por el diario El Heraldo que se edita en Tegucigalpa.

“A los tres -miembros de la comisión- les he dicho (que) muchas veces se olvida el verdadero sentido de una palabra tan poderosa para mí como es el patriotismo; hoy ellos tres están haciendo patria al aceptar este tremendo reto”, expresó Hernández.

Agregó que “todos los hondureños de buen sentimiento, que queremos recuperar la paz y la tranquilidad del país, todos estamos apoyándolos a ellos” y que “los delincuentes son una minoría”.

Hernández agradeció la colaboración y el ejemplo de varios países como Estados Unidos, Colombia, Chile, Ecuador, México, los europeos y los de Centroamérica, así como de organismos internacionales, para llevar adelante el proceso de depuración de la Policía Nacional. (1)ACAN-EFE