Hijo menor de Akihito cree bueno que su padre expresara deseo de abdicar

Tokio, 30 nov (EFE).- El príncipe Akishino, hijo menor del emperador japonés Akihito, cree que es bueno que su padre expresara su deseo de abdicar debido a su avanzada edad, según unas declaraciones publicadas hoy con motivo de su 51 aniversario.


“Fue bueno que (el emperador) pudiera expresar de forma adecuada lo que llevaba considerando desde hace mucho tiempo”, afirmó Akishino en una rueda de prensa celebrada hace días de cara a su cumpleaños.

En un mensaje televisado sin precedentes en Japón, el emperador Akihito planteó el pasado mes de agosto su deseo de abdicar, algo que, de producirse, sería inédito en la línea sucesoria imperial desde la renuncia del emperador Kokaku en 1817.

“El emperador ha estado considerando lo que representa este símbolo del Estado, y también que, en algún momento, su avanzada edad le haría imposible cumplir con sus obligaciones”, añadió Akishino.

El príncipe reconoció que ya había oído esta preocupación de Akihito desde “hace mucho tiempo”.

Akishino, quien propuso hace cinco años que se estableciera una edad de jubilación para los emperadores, dijo también que espera que su padre tenga ahora más tiempo para dedicarse a lo que desee.

Además, mostró preocupación por el envejecimiento de la cada vez más reducida familia imperial japonesa, y dijo que “parece difícil” que esta pueda continuar con las mismas labores en el futuro.

Una vez que el hijo mayor de Akihito, el príncipe heredero Naruhito, 56, se convierta en emperador, el príncipe Akishino se colocaría primero en la línea sucesoria.

Desde el mensaje televisado del emperador, el Gobierno japonés ha comenzado a trabajar en una legislación especial para permitir que Akihito abandone el trono antes de que muera, un supuesto que no contempla actualmente la Constitución.

El Ejecutivo espera que, una vez superados los trámites parlamentarios, la abdicación se produzca en 2018, año cuya idoneidad habría sugerido el propio jefe de Estado a funcionarios de la Agencia de la Casa Imperial, según publicaron los medios japoneses. EFE