Hijos son usados para molestar a la ex pareja

Alienación parental es cuando un progenitor transforma la conciencia de los hijos con algunas estrategias y con objeto de impedir, obstaculizar o destruir vínculos con el otro progenitor, situación que se da en un 50 por ciento de padres separados, pero que lamentablemente afecta principalmente a los menores, indicó la procuradora de Niñas, Niños y Adolescentes del DIF Estatal, Raquel Arreola Fallad.

Expresó que violentar a los hijos, hacer de ellos un instrumento para alimentar el ego es lo que hace la inmensa mayoría de padres, “se llama síndrome de alienación, van a aliar a los hijos con ellos para perjudicar o chantajear al otro”.

Los padres se pueden expresar con frases “no le hagas caso a tu madre, está loca”, “tu padre es un inútil”, lo cual es violencia y se está dando cotidianamente. La manera correcta es resolver las situaciones entre los padres, para que los hijos no terminen lastimados y respetar a los menores sin hacerlos un instrumento.

La procuradora recomienda hablar con los niños y decirles la verdad, porque son sabios y no se les debe mentir, pues finalmente pueden salir perjudicados.

En el caso de las convivencias supervisadas que se ordenan por un juez, tienen que contar con una psicóloga y todo tiene que ser grabado, con audio y video, para que se tenga conocimiento por el juez y vean cómo se desenvuelven esas convivencias.

Comentó que lo ideal es que la convivencia sea en un parque, ir a comer a algún lugar y hasta hacer la tarea. Por lo que la convivencia supervisada debe ser temporal, la procuraduría del DIF brinda el espacio por una o dos horas a la semana a los padres.

Generalmente se eligen en horarios por la tarde y en fin de semana, pero la dependencia cuenta con 2 cámaras Gesell para proporcionar el servicio.

Manifestó que dentro de DIF se cuenta con una sala de juicios orales especializada en niñas, niños y adolescentes víctimas y está por inaugurarse la instalación nueva.

Sobre el Quinto Juzgado Familiar que está por ser inaugurado por el Tribunal Superior de Justicia, manifestó que es algo bueno y necesario mientras la sociedad no se haga responsable de su vida y acciones, y se tenga conciencia de recuperar el tejido social.