Homenajean a Robert Cox, periodista británico que desafió dictadura argentina

Clarín

Buenos Aires, 11 nov (EFE).- La asociación argentina de derechos humanos Abuelas de Plaza de Mayo rendirá hoy un homenaje al periodista británico Robert Cox por haber denunciado las violaciones de derechos humanos ocurridas durante la última dictadura en el país (1976-1983) desde las páginas del ‘Buenos Aires Herald’.

El homenaje tendrá lugar en la Casa por la Identidad del Espacio Memoria y Derechos Humanos de la ciudad, un lugar que en la época del régimen cívico-militar albergaba la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), un centro clandestino de detención, tortura y exterminio.

Allí, en el espacio del organismo, esta tarde se proyectará el documental “El mensajero”, dirigido y escrito por el periodista australiano Jayson McNamara y en el que se cuenta la historia de quien fuera editor, entre 1968 y 1979, del emblemático diario en inglés, que tras 140 años publicándose, hace tres meses anunció su cierre definitivo.

En la convocatoria, la asociación humanitaria destaca que la película recorre el papel de Cox como director del “único medio que, en plena dictadura, denunció desde sus páginas la represión y las desapariciones forzadas” y, al mismo tiempo, “rescata la ética del periodismo que se compromete con la verdad”.

Según la agencia estatal Télam, a comienzos de la dictadura, el periodista británico llegó a confiar en que la Junta Militar solucionaría la situación política de aquel momento, pero pronto se percató de las violaciones de derechos humanos que se estaban perpetrando y comenzó a denunciarlas.

Fue el caso de los crematorios que utilizaban los militares en el cementerio porteño de la Chacarita para incinerar los cuerpos de los desaparecidos, que después de que Cox constatara su existencia, llegaron a las páginas del ‘Buenos Aires Herald’.

En 1977, fue detenido ilegalmente y después de las constantes amenazas que recibió su familia, un intento de secuestro contra su mujer y otro de atentado contra su propia vida, en 1979 decidió abandonar Argentina, país en el que tras el fin de la dictadura (1983), reside de forma intermitente.

Su compromiso con la verdad no terminó con la llegada de la democracia al país, ya que, en 1985, declaró en el juicio contra las Juntas Militares que usurparon el poder aquel 24 de marzo de 1976. EFE