Horario de verano no beneficia a Durango: Alanís

Aplicar el horario de verano no representa para los duranguenses ningún beneficio, pues contra lo que se pudiera esperar, provoca un incremento en los recibos de luz que llegan a los usuarios durante el tiempo en el que se hace esta modificación, señaló el secretario de Gobierno, Adrián Alanís Quiñones, quien puntualizó que se hizo un estudio que permitió confirmar esta situación.

Agregó el funcionario que cuando fue senador de la República solicitó un estudio muy profundo sobre este tema, en el cual se demostró que Durango no se ubica en el meridiano 90, que es el de Greenwich y viene desde Inglaterra, sino que se encuentra en el número 105.

Explicó que cuando se realizó este estudio, se determinó que el meridiano 90, en el cual se basa el horario del centro del país, pasa por Champotón, población que se encuentra en el estado de Campeche, muy lejos de Durango, lo cual implica que mientras amanece en la población mencionada o son las 7 de la mañana allá, todavía se tarda una hora para que salga el sol en Durango, debido a que estamos a una hora de distancia del meridiano, pues la línea del 105 pasa por el poblado Regocijo.

Los análisis que dieron estos resultados, quedaron demostrados en los estudios realizados por la UNAM a través del Instituto de Astronomía, a quienes se les pidió realizar estas investigaciones para que el planteamiento de que Durango no aplique el horario de verano, de tal forma que no fuera por el capricho de una persona que se hiciera el planteamiento, sino con base en los resultados de una institución seria, como sucedió en ese momento, cuando se confirmó que la entidad se ubica en el meridiano 105, en el cual se aplica la Hora del Pacífico, y si no se quiere cambiar a este horario, entonces no debe haber uno de verano.

Al mismo tiempo, recordó que se demostró que en Durango no se ahorra absolutamente un centavo en materia energética, en virtud de que los mismos niños tienen que encender las luces en la mañana para poderse vestir, como también sucede en el caso de estudiantes de otros niveles educativos y personas que trabajan desde temprano, situación que incluso se reflejó en un mayor consumo de energía eléctrica en las viviendas, pues los recibos por este servicio llegaban más elevados durante el horario de verano, situación que lleva a la conclusión de que se trata de un uso horario que no representa ningún beneficio para los duranguenses y que no tiene razón de ser.