Horrible encontronazo termina con la vida de joven motociclista

Horrible muerte encuentra joven motociclista al derrapar unos cincuenta metros y estrellarse de manera brutal contra un auto que transitaba en sentido contrario por el bulevar Guadiana o prolongación Armando del Castillo Franco.

El percance ocurrió hacia las 19:45 horas sobre el referido bulevar Guadiana precisamente frente al Lago de la China, donde mucha gente vio cuando el muchacho se estampó contra el frente de un Neón de procedencia americana.

La motocicleta –dicen- transitaba de sur a norte, y al llegar a la altura del Club de Tenis Guadiana, su conductor perdió el control de los manubrios, empezó a zigzaguear para caer o derrapar más de cincuenta metros.

La dirección que llevaba el motociclista y su frágil vehículo obligó al malogrado motociclista a brincar el camellón y estrellarse de forma brutal contra el frente de un Neon gris de procedencia americana que tripulaba Jesús Rogelio Hernández Romero, de 41 años de edad y vecino de esta capital. Jesús Rogelio asegura que no pudo hacer nada, ni moverse siquiera, puesto que cuando menos acordó ya tenía al muchacho en el frente.

El infortunado motociclista, tras el encontronazo, quedó con vida. Respiró unos minutos, pero cuando llegaron ambulantes de la Cruz Roja, había perdido todo signo vital.

Y eso lo vio mucha gente que cruzaba el lugar en esos momentos, pues justamente se trata del punto donde unos van hacia La Virgen y otros hacia al Parque Guadiana.

La motocicleta, cuya marca nadie precisa, quedó reducida a diez o quince pedazos, unos grandes y otros chicos, lo que nos ilustra lo brutal del encontronazo y que queda documentado en las gráficas adjuntas..

Todavía al cierre de la presente no se podía aclarar la identidad del joven motociclista, que a velocidad y descuido, pagó con su vida.

  • ACTUALIZACIÓN DE INFORMACIÓN

Identifican al muchacho muerto, probaba la motocicleta para comprarla

Julio Cesar Almonte Soto, de 23 años de edad, es el hombre que murió esta tarde cuando derrapó en su motocicleta sobre el bulevar Guadiana y terminó estrellándose en un Neón que transitaba en sentido contrario.

Todavía no aclaran las autoridades algunos detalles del accidente, tampoco la posible velocidad a que iba Julio Cesar, pero a pesar de que se trata de una curva que permite un máximo de 40 kilómetros por hora, se excedió en el acelerador.

La curva, ha sido escenario de múltiples accidentes, y entre los principales afectados están los motociclistas. Algo pasa que descienden desde el Bebeleche a velocidades endemoniadas, y la mayoría de las veces pierden el control a la altura del Club de Tenis Guadiana.

Es el caso de Julio Cesar, que venía a gran velocidad y al llegar a la entrada del club deportivo, quizá al ver lo cerrado de la curva maniobró para virar, perdió el control, zigzagueó, derrapó y siguió su loca carrera por más de 50 metros para impactarse de forma brutal contra el Neon.

Lamentar que, dos horas después de ocurrido el terrible accidente, el cadáver de Almonte Soto seguía tirado en el piso esperando que llegara el fiscal a ordenar su retiro. No quisiéramos saber qué pasa con percances fatales ocurridos en puntos distantes de esta capital.

Y finalmente, comentado por gente cercana a Almonte Soto, andaba probando la motocicleta para comprarla al parecer a un primo suyo, por lo que se deduce que no conocía el poder del motor del frágil vehículo.