HRW califica de “coherente” la decisión de CPI sobre detención de Al Bashir

Nairobi, 6 jul (EFE).- La ONG Human Rights Watch (HRW) calificó hoy de “coherente” la decisión de la Corte Penal Internacional (CPI) que señala que Sudáfrica incumplió las normas del tribunal al no detener en 2015 al presidente de Sudán, Omar al Bashir, cuando este estuvo en Johannesburgo.

“Al Bashir es un fugitivo de genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en Darfur, y la CPI confía en sus miembros para hacer cumplir sus mandatos”, afirmó en un comunicado el director de HRW en África del sur, Dewa Mavhinga, tras conocerse el fallo.

En su opinión, la decisión de los magistrados, que han constatado que “Sudáfrica tenía la obligación de detener a Al Bashir” cuando este asistió en junio de 2015 a una cumbre de la Unión Africana en Johannesburgo, “es coherente con las decisiones anteriores de la CPI”.

“Los jueces, sin embargo, decidieron no emitir una constatación formal de falta de cooperación debido a los factores que rodearon el incidente”, añadió Mavhinga.

Pese a reconocer que Sudáfrica incumplió la orden de arresto que pesa sobre Al Bashir por genocidio, crímenes de guerra y de lesa humanidad, la CPI rechazó remitir la situación al Consejo de Seguridad de la ONU al considerar que no sería efectivo a la hora de mantener una futura cooperación con ese país.

En su momento, Sudáfrica alegó que no podía arrestar a Al Bashir debido a su inmunidad diplomática como jefe de Estado y le dejaron aterrizar en Johannesburgo.

El caso de hoy es una etapa más en las diferencias que han enfrentado a Sudáfrica y La Haya en los últimos dos años.

El punto culminante de esa tensión tuvo lugar en octubre de 2016, cuando el presidente sudafricano Jacob Zuma, imitando a Gambia y Burundi, anunció la retirada de su país del Estatuto de Roma y, por ende, de la jurisdicción de la corte.

Sin embargo, la Corte Suprema del país declaró “inconstitucional” la decisión de Zuma por no haberla planteado previamente en el Parlamento, lo que llevó a Sudáfrica a anunciar en marzo a Naciones Unidas que revocaba esa medida. EFE