domingo, octubre 17, 2021
Inicio > Noticias > Internacional > HRW: El avance talibán pone en peligro los derechos femeninos en Afganistán

HRW: El avance talibán pone en peligro los derechos femeninos en Afganistán

Kabul, 5 ago (EFE).- El avance talibán, con rápidas conquistas territoriales sobre las fuerzas del Gobierno de Kabul, pone a Afganistán al borde de una nueva transición de poder, que podría devolver a las mujeres a una época oscura de opresión, denunció este jueves en un informe la organización Human Rights Watch (HRW).

Con la decisión de EEUU de retirar completamente sus tropas de Afganistán, un proceso a punto de completarse, los talibanes han lanzado una ofensiva que les ha permitido controlar o poner en disputa la mitad de los distritos de Afganistán, y en consecuencia la reimposición del régimen talibán en esos territorios.

“La creciente influencia y control de los talibanes, y la posibilidad de que surja un gobierno de coalición para evitar una guerra civil como ocurrió en la década de 1990, aumenta los temores de que una legislación como la EVAW (Eliminación de la violencia contra la mujer) esté en peligro a medida que los talibanes y políticos conservadores ganan más poder”, advirtió HRW.

“Afganistán está al borde de otra transición; preservar los logros de la ley EVAW y el acceso a la justicia para las mujeres es una prueba crítica”, dijo la organización en su informe titulado “Pensé que mi vida podría mejorar”.

TERRITORIOS TALIBANES

En los cerca de 125 distritos bajo el control de los insurgentes, “los residentes han sido sometidos a las regulaciones impuestas por los talibanes en las escuelas, atención médica, servicios gubernamentales y la vida pública, incluidos sus movimientos fuera del hogar”, sostiene HRW, que entrevistó a decenas de mujeres en varias provincial del país.

Los tribunales talibanes ofrecen opciones muy limitadas para las mujeres en casos de violencia familiar, donde en muchos casos son obligadas a volver a casa, junto a su agresor, y a resolver las diferencias con la mediación familiar.

Asimismo sostiene que “los tribunales talibanes también han impuesto duros castigos por ‘delitos morales’, incluida la ‘zina’. En tales casos, los talibanes han condenado a los acusados a penas crueles que incluyen azotes y, en algunos casos, la ejecución”, aseguró.

La ‘zina’ es la denominación de la ley islámica para castigar las relaciones sexuales fuera del matrimonio, y que se ha usado en el pasado para castigar por igual la violación, el adulterio, y las relaciones sexuales prematrimoniales.

LENTO PERO ‘SEGURO’

Si bien la situación de las mujeres es mucho mejor que hace dos décadas, cuando el país estaba bajo el régimen talibán, la construcción de un marco legal que proteja a las mujeres de la violencia y que garantice su igualdad frente a los hombres ha sido un camino complejo.

La ley EVAW, aprobada durante el Gobierno del presidente Hamid Karzai en 2009, y reafirmada en 2018 por el actual presidente Ashraf Ghani, delimitó 22 delitos penales de abuso contra las mujeres, que incluyen violación, agresión, matrimonio forzado, impedir que las mujeres adquieran propiedades, prohibir que una mujer o una niña asista a la escuela o al trabajo.

En los últimos 12 años el Estado afgano “ha impulsado un cambio lento pero genuino y se ha convertido en un eje de promoción de los esfuerzos de los grupos de derechos de las mujeres afganas para reformar otras leyes”, defendió.

Pese a los enormes logros de las mujeres en Afganistán, HRW aseguró que a través de sus entrevistas corroboró que mujeres y niñas continúan denunciando delitos violentos contra ellas, así como “exámenes vaginales invasivos y abusivos y, a veces, anales con el fin de determinar la virginidad”, entre otras atrocidades.

“En Afganistán, los médicos del Gobierno, con frecuencia hombres, realizan estos exámenes, a menudo sin consentimiento. No se limitan a los casos de violación y, a menudo, no se centran en si se han producido relaciones sexuales forzadas”, denunció.

Los “hallazgos” informados a menudo se aceptan como prueba en los tribunales, lo que a veces contribuye a largas penas de prisión para mujeres y niñas. Aunque los grupos de derechos humanos y algunos funcionarios afganos han abogado por el fin de estas ‘pruebas de virginidad’, su uso sigue siendo generalizado”, lamentó.

SIN FONDOS

Las organizaciones internacionales llevan meses advirtiendo la disminución de fondos de donantes para atender la crisis humanitaria de este país, sumergido en un sangriento conflicto desde hace dos décadas.

HRW teme que con la disminución del interés de los donantes en Afganistán, junto con la retirada de las tropas extranjeras, habrá menos apoyo para la promoción y la capacitación necesarias para proteger a las mujeres. EFE

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: