HRW pide a Tailandia que no extradite solicitantes de asilo a Pakistán

Agencia EFE

Bangkok, 6 nov (EFE).- La ONG Human Rights Watch (HRW) solicitó hoy a las autoridades de Tailandia que no extraditen a Pakistán a un grupo de solicitantes de asilo de las minorías cristiana y ahmadí ante el temor de que puedan ser torturados.

En un comunicado, HRW indicó que docenas de pakistaníes han sido detenidos por las autoridades tailandesas en unas redadas policiales contra más de un millar de inmigrantes, en su mayoría del sur de Asia, por no tener visados válidos.

La ONG envió una carta al primer ministro, Prayut Chan-ocha, advirtiéndole de que los paquistaníes cristianos y de la minoría musulmana ahmadí están amenazados por leyes discriminatorias y ataques de extremistas religiosos en su país.

“Es muy importante que las autoridades tailandesas liberen a los pakistaníes reconocidos como refugiados y no devolver a ninguno (a su país) en vulneración de la ley internacional”, aseveró Brad Adams, director de HRW para Asia.

HRW afirmó que Tailandia debe respetar la convención contra la tortura de la ONU, de la que es signataria, y permitir al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) el acceso a los detenidos.

Tailandia trata como inmigrantes a los solicitantes de asilo y refugiados, al no haber firmado la Convención de los Refugiados, de 1951, ni el Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados de la ONU, de 1967.

Unos tres millones de ahmadis paquistaníes, una secta musulmana fundada por Mirza Ghulam Ahmad en India en el siglo XIX, sufren discriminación en Pakistán, donde no se les permite identificarse como musulmanes.

Los cristianos, que representan menos de 4 millones, son también víctimas de discriminación y ataques violentos.

La semana pasada, una mujer cristiana, Asia Bibi, fue absuelta del delito de blasfemia por el Tribunal Supremo pakistaní, que anuló la pena de muerte a la que fue condenada en 2010 tras ser acusada de insultar al profeta Mahoma.

La decisión provocó protestas multitudinarias de miles de islamistas radicales del partido Tehreek-e-Labbaik Pakistán (TLP), que quiere que el Supremo revise la sentencia. EFE