Identifican al hombre muerto esta tarde en el Fidel Velázquez; sus verdugos huyeron hacia los Villas del Guadiana

(Actualización)

 

Una nueva versión sobre la muerte de un hombre en el Fidel Veláquez;

que lo atacaron los padres de un niño al que estuvo a punto de atropellar

 

Otros dicen que nunca lo atacaron, que de pronto se desvaneció…

Surge una nueva versión sobre el incidente en que resultó muerto el señor Juan Manuel González González, pues ahora se dice que el occiso estuvo a punto de atropellar a un niño que caminaba por el mismo crucero con sus padres.

RESTOS mortales de Juan Manuel González González.

Los padres le reclamaron a González González, y de las palabras pasaron a los hechos, pues inicialmente se aseguró que lo golpearon, aunque ahora se dice que nunca lo atacaron.

No obstante, testigos presenciales del hecho, dijeron en un principio que sí lo golpearon, y que a raíz de los golpes se desvaneció.

Luego llegaron socorristas de la Cruz Roja y le brindaron los primeros auxilios, aunque insuficientes, pues estaban en el proceso cuando dejó de existir.

Ahora es necesario esperar a la práctica de a autopsia de rigor para saber con precisión sobre las causas de la muerte.

Mientras, los supuestos golpeadores, se fueron a bordo de un autobús naranja y no se supo más de ellos, como para saber con precisión qué realmente sucedió.

 

 

 

(Primera Entrega)

Juan Manuel González Gozález, de 58 años de edad, es el muerto del que les platicamos en una primera entrega, víctima de severa golpiza que le fue propinada en calles del Fidel Velázquez por un hombre y al parecer una dama, que alcanzaron a huir.

RESTOS mortales de Juan Manuel González González.

González González, al parecer vecino del rumbo, pues pronto llegaron familiares a reconocerlo, murió en la calle cuando recibía los primeros auxilios de socorristas de la Cruz Roja.

Los restos mortales de Juan Manuel quedaron tirados sobre el arroyo de la calle en el crucero de Av. Del Hierro y Estaño del fraccionamiento Fidel Velazquez, donde se halla la oficina de los autobuses naranja y un expendio de vinos y licores.

Inicialmente dijimos que lo había recogido la Cruz Roja y lo llevaba a un hospital, pero nos aclaran que en realidad fue atendido en el mismo lugar por los elementos de la benemerita institución, pero cuando hacían las maniobras, dejó de existir.

Aparentemente expiró no nada más por golpes con los puños, sino al parecer también de algún objeto contundente, por lo que existe la sospecha de que la dama que acompañaba al homicida, también aportó a la muerte de Juan.

Se cree que el o los homicidas abordaron un autobús naranja en el que huyeron con rumbo a los Villas del Guadiana, donde les busca todavía la policía sin ubicarlos.