Iglesia católica hondureña lamenta indiferencia ante injusticias en el mundo

Llave en mano 3.0 :: Welcome

Tegucigalpa, 3 jun (EFE).- La Iglesia católica de Honduras lamentó hoy que los cristianos sean indiferentes ante las injusticias que se cometen en el mundo y la desigualdad.

“¿Cómo es posible que sigamos celebrando la eucaristía siendo indiferentes ante la injusticia y la desigualdad en el mundo de hoy?”, dijo el sacerdote Juan Carlos Martínez en la homilía que ofició este domingo en la Catedral de Tegucigalpa.

El religioso se preguntó ¿Si no necesitamos hoy reavivar la esperanza a pesar de todo el mal que hay en todo el mundo y hacer eso en memoria del Señor?”

Además, invitó a los cristianos a vivir como lo hizo Jesús, “asumir su estilo de vida, de entrega por los demás, compartiendo el sufrimiento, llenándose de compasión por el enfermo, por el pecador y por el que está triste”.

Martínez indicó que Jesús “nos hace libres de la codicia y de la ambición de poder, nos hace libre para amar y la eucaristía nos libera para vivir en la comunión con los otros”.

“La eucaristía nos desafía a buscar un lugar en la mesa para todos, especialmente para los excluidos de esa mesa a causa del drama del hambre que afecta a millones de seres humanos, de la pobreza, de la soledad, de los ancianos, de la angustia, la inmigración y todo tipo de exclusión social”, enfatizó.

Ante ello el sacerdote pidió a los cristianos “reflexionar y cuestionarse” sobre muchas cosas de la vida, del mundo y la familia en general.

“Podríamos hoy reflexionar y preguntarnos ¿qué lugar ocupa la eucaristía en mi vida?, ¿será que la tengo como esa manifestación gloriosa de Dios, que cada domingo puedo venir a celebrarla para alimentarme espiritualmente?, ¿cómo es posible que sigamos celebrando la eucaristía siendo indiferentes ante la injusticia, la desigualdad en el mundo de hoy?”, subrayó.

El religioso dijo que la eucaristía llama a los cristianos “a la verdad, a la justicia, al perdón, a la comunión”, y lamentó que en el mundo se han perdido los valores.

Los feligreses necesitan “abrir el corazón a las necesidades de toda la humanidad, comenzando por los que están más cerca, a aquellos que más lo necesitan”, destacó el sacerdote hondureño. EFE