Importan carnicerías 80% de su producto

Las carnicerías locales importan hasta el 80 por ciento del producto que expenden dada la baja producción que existe actualmente en el mercado interno, lo que les hace susceptibles a sufrir las consecuencias de una nueva alza en el precio de los combustibles afirmó el empresario del ramo, Carlos Segovia Mijares.

Indicó que enero cerró favorable para los comerciantes cárnicos ya que el cerdo se mantuvo con los precios que se venían dando el año pasado por el tema de la oferta y la demanda, ya que enero es un mes en el que normalmente este producto no sube de valor; por otro lado la carne de res sí presentó un alza en comparación a diciembre de alrededor de un 10 por ciento.

Destacó que el principal punto en contra con el incremento en el costo del diésel para la industria cárnica es el incremento en el precio de los fletes puesto que la mayor parte del producto se importa de otros estados; sin embargo, y pese a lo complicado que se vuelve la logística, los distribuidores de carne en Durango se comprometieron a no subir los precios durante el primer trimestre.

Segovia Mijares agregó que las abastecedoras de vendedores locales ya han comenzado diálogo con los mayoristas para mitigar las alzas en estos tres primeros meses en carnicerías locales para con esto evitar que los precios se disparen; “sabemos que todos los productos tendrán un alza de entre el 20 y el 30 por ciento, por eso queremos mitigar el impacto en la población”, puntualizó.

Aseveró que los integrantes de esta industria no descartan que exista un desabasto de productos ya que será más costoso producir que en el año pasado, por lo que se podrían reducir los hatos ganaderos; “en Durango no se espera desabasto ya que la industria trabaja con un 30 o 40 por ciento de colchón, por lo que esperamos salir tablas al menos en producción para no importar de más”, dijo.

Pidió a la ciudadanía apoyo para los vendedores locales ya que son los más afectados durante las alzas de los precios; “no es que tengamos algo en contra de las grandes cadenas, sin embargo un supermercado puede solventar la reducción de venta de carne con el resto de sus productos, esto lo hacemos como parte de una política para apoyar el comercio local, no solo de la carne”.