Impulsan cuidado de recién nacidos en hospitales integrales

 

Se promueve el cuidado del recién nacido en los grupos de mujeres embarazadas y en edad fértil de los hospitales integrales, pues en definitiva de los cuidados que les dispensen sus madres en el hogar después del nacimiento dependerá el desarrollo favorable de los pequeños, comentó David Bañales Zúñiga, jefe de la Jurisdicción Sanitaria 1.

Comentó que mediante sesiones educativas se instruye a las futuras madres sobre la importancia de llevar a consulta médica al pequeño a los siete días de nacido, a los 28 días y después mensualmente, para vigilar su salud y asegurar su desarrollo saludable, también se aplicarán las primeras dosis de vacunas y se capacitará a la madre sobre posiciones para el amamantamiento.

En la primera cita médica se aplicará el tamizaje al recién nacido, que es una prueba que se realiza a todos los bebés para prevenir enfermedades graves como el hipotiroidismo congénito, para realizar este examen se toma una gotita de sangre del talón del pequeño al tercer o quinto día de nacido y es necesario que las madres estén concientizadas y sensibilizadas para que acudan oportunamente a la prueba, afirmó Bañales Zúñiga.

Indicó que de esta manera se crea en las madres la cultura de la posición adecuada para que duerma el bebé, destacando que la posición segura para que duerma un bebé es acostado boca arriba, en una superficie dura y sin almohadas y cobijas acolchadas, sin ser abrigado excesivamente y manteniendo la cabecita descubierta al dormir; enseñándoles que los primeros seis meses de vida el lugar más confortable y seguro para el bebé es dormir en una cuna, dentro de la habitación de la madre para que ella pueda cuidarlo constantemente.

Se resaltan las señales de alarma en el recién nacido, como si el bebé se pone azuloso o muy pálido, respira de forma rápida o deja de respirar por periodos de 20 segundos, despierta con dificultad o permanece demasiado somnoliento la mayor parte del día, su temperatura es demasiado alta o baja, llanto constante y agudo, sangrado de nariz, ombligo o aparición de moretones, no come, vómito frecuente, si tiene coloración amarilla una semana después de nacido y la presencia de pus alrededor del ombligo para que las madres lleven de inmediato al niño a consulta médica.

Estas acciones básicas de prevención son importantes pues a través de este proceso de educación para la salud se logran madres promotoras de la salud que asegurarán un desarrollo infantil armonioso desde los primeros días de vida.