IMSS realiza acciones en sus unidades medicas y hospitales en prevención del suicidio

  • En septiembre, se conmemora el día mundial para la prevención del suicidio
  • 25 por ciento de los niños que tienen un padre que ha sufrido depresión clínica experimentarán este padecimiento
  • El suicidio es la tercera causa principal de muerte en los jóvenes de            10-24 años de edad

 El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Delegación Durango, realiza acciones en sus unidades médicas y hospitales para la detección oportuna y prevención del suicidio, así lo dio a conocer la psicóloga Vanessa Bardan Puente en esta Delegación.

Señaló que entre las acciones que la institución realiza se encuentran la atención especial y continúa a pacientes con intento o ideas suicidas que acudieron al servicio, dar seguimiento a pacientes atendidos en urgencias, brindar atención a los adolescentes en conjunto con uno de sus padres, entre otras.

Señaló que los trastornos que pueden llevar al suicidio son la depresión, esquizofrenia, trastornos de ansiedad y trastornos bipolares.

Informó que la depresión es una enfermedad que abarca a la tristeza, la persona se ve súbitamente apagado e incapacitado para interactuar con el mundo. La depresión grave incapacita a la persona y le impide desenvolverse con normalidad.

No existe una causa única conocida de la depresión, esta parece ser el resultado de una combinación de factores genéticos, bioquímicos, y psicológicos. Las enfermedades depresivas son trastornos del cerebro, destacó la psicóloga.

Al igual que con muchas enfermedades, mientras más pronto pueda comenzar el tratamiento, más efectivo es y las probabilidades de prevenir una repetición son mayores.

Continuó detallando que la esquizofrenia es una enfermedad cerebral grave. Las personas que la padecen pueden escuchar voces que no están allí. Pueden pensar que otras personas quieren hacerles daño. Este trastorno hace que sea difícil para ellos mantener un trabajo o cuidar de sí mismos.

Sobre el trastorno de ansiedad destacó que todos nos preocupamos por cosas como los problemas de salud, dinero o los problemas familiares pero las personas que padecen este tipo de trastorno se preocupan extremadamente por éstas y muchas otras cosas, incluso cuando hay poca o ninguna razón para preocuparse. El simple hecho de lidiar con el día a día les causa ansiedad, y piensan que las cosas siempre saldrán mal. El trastorno de ansiedad generalizada se desarrolla lentamente, y suele comenzar durante la adolescencia o juventud. Los síntomas pueden mejorar o empeorar en distintos momentos, y con frecuencia empeoran durante momentos de estrés.

Para concluir describió que el trastorno bipolar es una enfermedad maniaco-depresiva, un trastorno mental caracterizado por alteraciones en el ánimo, energía, pensamiento, conducta y funcionamiento. Se estima que afecta del 1 al 2% de la población mundial, se presenta en hombres y mujeres por igual, sin distinción de raza o condición social.

Vanessa Bardan recomendó que para mantener una buena salud mental se requiere llevar una alimentación balanceada, hacer ejercicio regular, no abusar de las bebidas alcohólicas, evitar por completo el consumo de tabaco, drogas, controlar las enfermedades crónicas degenerativas que pueden inducir a trastornos mentales, evitar el estrés, el aprender a decir que “no” ante situaciones que demandan más carga, equilibrar el tiempo de trabajo con el de descanso, disfrutar de las relaciones personales y relaciones familiares armónicas.

Estas medidas no aseguran que no vayamos a sufrir algún padecimiento mental, pero baja el riesgo y si se padece favorece a que se manifieste menos fuerte.

La organización mundial de la salud (OMS) estima que un 5 por ciento de la población infantil sufre de depresión. El 60 por ciento de los niños con depresión diagnosticable no están recibiendo tratamiento. El 25 por ciento de los niños que tienen un padre que ha sufrido depresión clínica experimentarán su propio episodio.

Aproximadamente el 40 por ciento de los niños y adolescentes con depresión también tienen un trastorno de ansiedad y 1 de cada 4 tiene trastorno de hiperactividad con déficit de atención.

El suicidio es la tercera causa principal de muerte en los jóvenes de 10-24 años de edad. El 90 por ciento de los suicidios entre los adolescentes tenía una enfermedad mental diagnosticable, la depresión es la más común.

De cada 10 intentos suicidas 7 son de mujeres y 3 de hombres, pero de cada 10 suicidios consumados 7 son hombres y 3 mujeres, por eso la importancia de detectar oportunamente cualquier trastorno que pueda afectar a la salud mental y dar tratamiento tanto psicológico como psiquiátrico a quien lo requiera.

Por último la especialista exhortó a la población en general y de forma especial a la derechohabiencia a que ante cualquier problema emocional del cual no les sea posible manejarlo o bien se tenga ya más de 15 días padeciéndolo sin tener la capacidad de resolverlo, acudan a las Unidades de Medicina Familiar (UMF) donde al exponer esta situación serán canalizados para recibir la atención integral que requieren y esto les permita retomar las riendas de su vida.