Inicio > Noticias > Local > Incendio prolongado en negocio de la calle Canelas casi esquina con Libertad

Incendio prolongado en negocio de la calle Canelas casi esquina con Libertad

Más de dos horas después de declarado el fuego en un comercio de la calle Canelas, no ha podido ser controlado por los bomberos, y además de los daños casi totales del local, varios bomberos han resultado afectados por el humo.

EL NEGOCIO cerrado herméticamente mientras ardías interior.

El local denominado “Sanito” que comercia productos para limpieza, y al parecer, tapetes de diversos modelos, sigue ardiendo luego de dos horas y a pesar de la acción de los “tragahumo”.

Incluso, por momentos los bomberos agotaron sus existencias de agua y, por lógica, tuvieron que esperar por varios minutos mientras llegaban más pipas, pero en ese ínter, el fuego se avivó de nuevo.

ESCALERA telescópica, y ni así han sometido el fuego.

El Ing. Israel Solano Mejía, director de Protección Civil del Municipio, lo dijo al aire, en vivo y en directo, que el local tenía numerosos tambos conteniendo productos altamente flamables.

Y como los dueños se tardaron en abrir las cortinas, durante varios minutos las llamas ardieron sin ninguna oposición de los rescatistas.

Los bomberos intentaron penetrar por los costados, por las propiedades vecinas, pero ni así consiguieron penetrar, pues la construcción es muy sólida y eso complicó más penetrar hasta el interior a fin de dirigir el agua hacia la base del fuego.

BOMBEROS saturados por el humo.

Nuestros lectores aseguran que en este momento, más de dos horas después de declaradas las llamas, 1:10 de la mañana, sigue ardiendo, incluso con una columna de humo mucho más alta que la que vimos inicialmente. Humo, por cierto de color blanco, que nos advierte de la posibilidad de que los bomberos están cerca de controlarlo en su totalidad.

ESTO es lo que ven nuestros lectores a una cuadra del local.

No puede saberse en este momento el monto de los daños, que ya no solo refiere a los productos en venta, sino al local mismo, puesto que hubo necesidad de forzar las cortinas y dañarlas, obviamente, además de otros intentos por penetrar por ventanas y tragaluces.

A %d blogueros les gusta esto: