Inicio > Noticias > Local > Indiferencia social limita la crianza de los hijos

Indiferencia social limita la crianza de los hijos

La directora del Instituto de Salud Mental, Soledad Ruiz Canaán, señaló que en la actualidad se está viviendo una indiferencia social, una descomposición social, donde no hay o no se respetan leyes ni parámetros, lo que trae como consecuencia la falta de una crianza positiva y una omisión en la atención emocional y de entendimiento o cercanía hacia los hijos, detonando en acciones como la suscitada en Torreón.

En diferentes ocasiones se ha tratado el tema de la descomposición social que existe en todo el país, y las consecuencias que ha tenido, como es el incremento en el consumo de drogas, suicidios y agresiones de distintos tipos, debido al estrés en el que viven las personas y las presiones tanto económicas, familiares y sociales que traen cargando y no encuentran una forma para solucionarlas.

En este sentido, la directora del ISMED dio a conocer que, lamentablemente las personas se encuentran en un estado de anomia social, en donde se registra incapacidad para reconocer lo que está bien o no ha sido detectado el factor principal para tomar diversas decisiones.

“La anomia social es cuando una persona o una sociedad se dirige sin una ley, sin una estructura, sin un orden, por medio del aislamiento y la incapacidad para relacionarse y donde se destruye todo lo que son los valores los principios morales y éticos, descomponiéndose en todos los sentidos”, dijo.

Señaló que, debido a esta anomia, las personas al no tener satisfechas sus necesidades tanto biológicas como psicológicas, detonan en una actitud o impulso de querer matar a las personas o a uno mismo, por el coraje y frustración guardado; “esta inconformidad y aislamiento generan la violencia, los crímenes y suicidios, que hemos estado viendo”.

Fue directa al señalar que, una más de las consecuencias de esta descomposición social ha generado una falta de crianza positiva hacia los hijos, así como que se crea un abandono u omisión de un verdadero manejo y atención emocional con ellos; “al estar los padres bajo esta anomia social, claro que no tendrán una comunicación correcta con sus hijos, no entenderán sus sentimientos ni lo que necesitan por estar segados a un estilo de vida ya establecido, entonces esto nos provoca que los niños crezcan solos, sin sentir que pertenecen a algún lugar y por su puesto detonan en lo que ya señale, esa ira, coraje, tristeza que tienen que sacar de alguna manera, aunque no sea la correcta y muchas veces veamos casos como el de Torreón”.

Recalcó que existe un gran reto en la sociedad y en las instituciones gubernamentales, para poder corregir y revertir esta anomia a la brevedad, ya que si esto no se atiende, se puede volver “común” el escuchar que más personas se suicidaron o realizaron algún tipo de mascare en diferentes lugares, sin que las personas lleguen a comprender con exactitud lo que pasa.

“Creo que la violencia y otros temas se han normalizado en estos tiempos, y esto es muy malo, porque nos estamos volviendo una sociedad omisa, entonces es necesario que volteemos a ver a nuestros hijos, nuestras familias, nuestros vecinos y nos preocupemos por ellos, que nos acerquemos y conversemos, que nos demos cuenta de que y en que estamos fallando y busquemos la ayuda profesional a tiempo y no cuando ya sea muy tarde, esto es responsabilidad de todos y no solo de nosotros las instituciones, pensemos que futuro queremos para nuestros hijos y ahí, pongamos nuestro empeño para que en verdad se logre”, concluyó.

%d bloggers like this: