Indígenas y Gobierno panameño logran acuerdo tras protestas por carretera

Panamá, 13 sep (EFE).- El Gobierno de Panamá y líderes de la Comarca Ngäbe-Buglé alcanzaron hoy un acuerdo que incluye el fin de las protestas de esa población para exigir la construcción de una carretera, y el compromiso de las autoridades de comenzar a ejecutar pronto el proyecto.

“El Gobierno Nacional y dirigentes de la Comarca Ngäbe-Buglé en Chiriquí, firmaron hoy un acuerdo que pone fin a las protestas para exigir la construcción de una carretera de 23 kilómetros que va entre las comunidades de San Juan, Camarón Arriba y Cerro Patena”, publicó este jueves el Ministerio de Seguridad en su cuenta de Twitter.

Los indígenas habían levantado este jueves los bloqueos de la carretera Interamericana que mantenían desde el miércoles, para retomar el diálogo con el Gobierno tras los enfrentamientos anoche con antimotines que dejaron varios heridos.

El Secretario de Metas de la Presidencia, Jorge González, informó este jueves que hay un proyecto vial que se está trabajando con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En ese sentido, el viceministro de Obras Públicas, Erick Velásquez, dijo que desde hace 8 meses se está trabajando ese proyecto, de 22 kilómetros de carretera y que tiene asignados unos 16 millones de dólares, y que se espera que a más tardar en noviembre próximo sea licitado.

Esta carretera forma parte de los 300 kilómetros que se están construyendo en la comarca, añadió por su parte el secretario de Metas.

Tras los incidentes de anoche, el Gobierno dijo este jueves en un comunicado que tras “reiterados llamados de apertura de la vía Interamericana”, decidió poner en marcha una operación policial “con el uso mínimo de fuerza” en la que resultaron heridos al menos 9 policías “producto de los objetos contundentes lanzados por los manifestantes”.

“Rechazamos enérgicamente los ataques que se suscitaron el miércoles y se tomarán las medidas penales necesarias para los responsables de estos hechos que no representan el sentir de los residentes de estas comunidades”, aseguró.

El Gobierno panameño recordó en el mismo comunicado que “existen obras de interés social en trámite, como una nueva escuela y vías de accesos”.

La comarca Ngäbe-Buglé, ubicada en el Caribe panameño y una de los cinco territorios indígenas autónomos que existen en Panamá, es una de las zonas más pobres del país.

En Panamá existen cerca de 400.000 indígenas, que representan alrededor del 11 % de la población total y que se agrupan en 7 etnias principales: Emberá, Wounaan, Guna, Ngäbe, Buglé, Naso y Bri-Bri.

Aunque el país centroamericano es uno de los que más crece de la región, la situación de los indígenas es precaria: la pobreza afecta a 96,7 por ciento de las personas y la desnutrición crónica al 72 por ciento de los niños y niñas menores de cinco años, de acuerdo a la última encuesta oficial. EFE