Inicia en Honduras caravana para exigir el fin de la guerra contra las drogas

635948080373860852wTegucigalpa, 28 mar (EFE).- Defensores de derechos humanos, familiares de víctimas y líderes religiosos iniciaron hoy en Honduras una gira que recorrerá El Salvador, Guatemala y México, y terminará en Estados Unidos para pedir el fin de la guerra contra las drogas.

La gira, denominada La Caravana por la Paz, la Vida y la Justicia, es auspiciada por la Fundación Friedrich Ebert y organismos de derechos humanos hondureños.

El objetivo de la iniciativa es “visibilizar la problemática de la guerra contra las drogas en los países más afectados y promover una conversación sobre esa guerra”, dijo a Efe el director del Programa de Derechos Humanos de la ONG estadounidense Global Exchange, Ted Lewis.

La caravana llegará a Nueva York el próximo 18 de abril en el marco de la sesión especial de la Asamblea General de la ONU sobre el problema mundial de las drogas, señaló.

El debate sobre el problema mundial de las drogas en la ONU representa una “oportunidad fundamental” para visibilizar los daños que ha causado la política antidrogas y “dar voz a las personas y comunidades más afectadas” por estas políticas, explicó Lewis.

En Honduras, los participantes de la caravana recorrerán las ciudades de El Progreso, La Ceiba y La Esperanza, consideradas las regiones “más afectadas” por el crimen organizado, la militarización y el encarcelamiento masivo, para exigir “el fin de la guerra contra las drogas”, señaló el responsable de Derechos Humanos de Global Exchange.

Además, promoverán una discusión “honesta y diversa” sobre políticas antidrogas con un enfoque en “los costos sociales de la prohibición y de la guerra contra las drogas”, al igual que en alternativas basadas en “derechos humanos, salud pública y disminución de la violencia”, indicaron en una rueda de prensa en Tegucigalpa.

La caravana pretende demostrar a través de testimonios que la guerra contra el narcotráfico “ha fallado en sus objetivos de eliminar” las drogas “al criminalizar todo lo que tiene que ver con ellas generando múltiples formas de violencia, erosión del Estado de derecho y la desarticulación del tejido social”, señalaron.

Los participantes de la caravana hicieron además un llamamiento a los Gobiernos a “repensar el modelo actual de control y fiscalización de las drogas”, privilegiando nuevas políticas que se construyan desde las comunidades.

La actividad también busca “visibilizar” los resultados de la “guerra” contra las drogas en el continente americano, particularmente en los países que son utilizados como puente, donde el narcotráfico ha causado un aumento de la militarización, el desplazamiento forzado de familias que huyen de la violencia y el incremento de “violaciones graves” a derechos humanos, enfatizaron.

En la caravana participan representantes de la Iglesia Episcopal Anglicana de El Salvador, la ONG Familias en Búsqueda María Herrera, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras y la Federación del pueblo garífuna de Honduras, entre otros. EFE