Inicio > Noticias > Internacional > Iniciativas ciudadanas muestran indignación de los españoles con la política

Iniciativas ciudadanas muestran indignación de los españoles con la política

Madrid, 26 sep (EFE).- La nueva convocatoria electoral en España ha generado varias iniciativas ciudadanas que muestran el malestar con los partidos políticos, a los que consideran ineficaces por no lograr un acuerdo de gobierno en cinco meses y obligarlos a volver a las urnas.

La recogida de firmas en internet para que los legisladores renuncien a su indemnización tras la disolución del Parlamento, o la solicitud al Instituto Nacional de Estadística (INE) para que no les envíen propaganda electoral a sus casas son ejemplos de ese desapego de los españoles hacia la clase política.

Estos movimientos son ejemplos del cambio de paradigma, ya que ahora “la sociedad civil puede tener cierta autonomía y proponer discursos al margen de lo que propongan las élites políticas o mediáticas”, explicó a Efe este jueves Carlos Rico, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Pontificia de Comillas en Madrid.

El bloqueo político tras las elecciones generales del 28 de abril hizo imposible que el candidato de los socialistas, Pedro Sánchez, ganador con 123 de 350 escaños, fuera reelegido como presidente del Gobierno, lo que forzó la repetición electoral.

LOS ESPAÑOLES, ENFADADOS CON LOS POLÍTICOS

Con el lema “Si no curras (trabajas), no cobras”, una campaña promovida por un ciudadano particular en la plataforma “Change.org, ha conseguido en siete días más de 761.000 firmas y aspira a conseguir un millón.

El promotor de esta iniciativa, Txerra Pardinas, pretende trasladar a los parlamentarios el hartazgo, que según él, sienten los ciudadanos porque los parlamentarios vayan a recibir dinero “por no haber hecho nada” en los últimos meses.

La mayoría de los legisladores, excepto los que formen parte de la Diputación Permanente del Congreso y el Senado y los que perciban otro sueldo, tienen derecho a una indemnización que oscila entre los 6.000 y 7.500 euros (6.500 y 8.200 dólares al cambio actual), y la campaña pide que renuncien a esa compensación.

Otro ejemplo del desapego de los españoles, es que casi medio millón de personas han solicitado al Instituto Nacional de Estadísticas (INE) que se les excluya de las copias del censo electoral que se entregan a los partidos y que les sirve para enviar propaganda electoral por correo.

Según indicaron este jueves a Efe fuentes de este organismo público, han registrado casi medio millón de peticiones y la cifra puede aumentar, ya que el plazo para hacer esa petición, de cara a las próximas elecciones, termina el próximo 7 de octubre.

Al ser una repetición electoral, según la ley española, la campaña es más breve de lo habitual, solo ocho días frente a los quince de una convocatoria regular, y los partidos cuentan con menos dinero pero, aún así, la propaganda es inevitable.

Ante este panorama, la preocupación de los españoles por la política alcanza niveles máximos que no se veían en las últimas décadas.

Según una encuesta publicada hoy por el organismo público Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), un 45,3 % de los encuestados sitúa a los partidos y la política como el segundo de los principales problemas del país, tras el desempleo, siete puntos más que en el mes de julio.

En este sentido, el politólogo Rico considera que “hay una desconexión bastante profunda entre lo que es la realidad de la vida y los hechos, y los discursos políticos”, en los que se da “confusión y falta de profundidad”.

LA ABSTENCION, UN RIESGO QUE PLANEA SOBRE LAS ELECCIONES

Después de la gran movilización ciudadana de las elecciones de abril, cuando se dio una participación del 75,7 %, tras el fracaso político a la hora de formar gobierno las encuestas indican un aumento de la abstención en la próxima convocatoria electoral de noviembre.

Según el sondeo publicado hoy por el CIS, un 12,4 por ciento de los encuestados se decanta por no acudir a las urnas, frente al 10 % en julio.

Precisamente atraer a los posibles descontentos con el bloqueo -especialmente entre la izquierda- y evitar la abstención es el objetivo que se ha marcado el nuevo partido Más País, que la pasada noche anunció que un conocido dirigente izquierdista, Íñigo Errejón, encabezará sus listas.

El CIS también llama la atención sobre el incremento de la intención de emitir votos en blanco o nulos, opciones que tienen los ciudadanos de mostrar su disconformidad con los partidos políticos sin dejar de ejercer su derecho al voto.

No obstante, Rico insistió en que ninguna democracia avanzada ha conseguido prescindir de los partidos políticos, que son “un mal necesario”.

El politólogo reconoció que el problema es “la calidad de esos partidos políticos y el nivel de debate”, que no se centra en los problemas importantes para la sociedad, aunque considera que pretender que las iniciativas ciudadanas sustituyan a los partidos “es irreal”. EFE