Instan a Australia a cortar lazos militares con Birmania por crisis rohinyá

Sídney (Australia), 12 sep (EFE).- Organizaciones de defensa de los derechos humanos instaron hoy a Australia a cortar sus lazos militares con Birmania (Myanmar) e imponer sanciones contra los responsables de las “atrocidades” cometidas contra la minoría musulmana rohinyá.

Human Rights Watch (HRW), Amnistía Internacional (AI), el Centro Legal de Derechos Humanos y el Consejo Australiano para el Desarrollo Internacional también pidieron a Australia, que es miembro del Consejo para los Derechos Humanos de la ONU, que busque que se procesen a los responsables de estos crímenes.

“Aquellos que tienen sangre en sus manos, los que están detrás de las explosiones de violencia perpetrada por las fuerzas de seguridad birmanas contra el pueblo rohinyá en el norte del estado Rakáin (oeste del país) deben ser juzgados”, dijo Diana Sayed, representante de AI Australia en un comunicado conjunto.

Los cuatro grupos instaron a Camberra a apoyar la demanda para que se lleve el caso de los rohinyás al Tribunal Penal Internacional y a promover mecanismos para preservar las pruebas y ayudar a las investigaciones para futuros procesos judiciales.

Más de 700.000 rohinyás huyeron a Bangladesh a raíz de una ofensiva del Ejército birmano iniciada el 25 de agosto de 2017 tras el ataque de un grupo insurgente de esta minoría contra una treintena de puestos fronterizos.

Médicos Sin Fronteras (MSF) calcula que al menos 6.700 rohinyás, incluidos 730 niños, murieron como consecuencia de la violencia desatada por los militares.

Los soldados han sido acusados de cometer asesinatos, violaciones y quema de hogares de los rohinyá en lo que un grupo de expertos de la ONU vio evidencias de “genocidio intencional” y crímenes contra la humanidad “perpetrados a gran escala”, según denunció en un informe.

El documento, presentado el 27 de agosto, será entregado al Consejo de Derechos Humanos de la ONU a finales de semana.

“Ante este informe condenatorio, no hay excusa para la inacción”, aseguró Elaine Pearson, directora de HRW Australia.

Birmania no reconoce la ciudadanía a los rohinyás, a los que considera inmigrantes bengalíes, y les somete desde hace años a todo tipo de discriminaciones, incluidas restricciones a la libertad de movimientos. EFE