Instan a Australia a evitar que Unesco declare en peligro la Gran Barrera

Sídney (Australia), 29 nov (EFE).- Organizaciones ecologistas instaron hoy al gobierno australiano a tomar más acciones para evitar que la Unesco incluya a la Gran Barrera de Arrecifes, el mayor sistema coralino del mundo, en la lista de patrimonio en peligro.

“Australia tiene una oportunidad única para mostrar liderazgo mundial en la protección de arrecifes”, dijo Richard Lecks, jefe de Océanos de la filial australiana del Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF, siglas en inglés) en un comunicado.

El llamamiento tuvo lugar dos días antes de que termine el plazo para que el gobierno australiano presente un informe sobre los progresos del plan de protección que creó en 2015 después de que Unesco considerara declarar la Gran barrera en peligro.

El Comité de la Unesco evaluará en 2020 la situación de la Gran Barrera, que ha sufrido dos casos de blanqueo masivo de sus corales en 2016 y 2017 debido al calentamiento del agua del mar, entre otros.

En agosto, la Autoridad del Parque Marino de la Gran Barrera de Arrecifes rebajó la calificación sobre la salud de este ecosistema de “pobre” a “muy pobre”, y señaló que los objetivos para mejorar la calidad del agua del plan gubernamental, que se extiende hasta 2050, no se han cumplido.

“Los propios expertos del gobierno australiano han identificado el cambio climático como la amenaza principal a la Gran Barrera”, enfatizó Imogen Zethoven, directora de estrategia de la Sociedad Australiana de Conservación Marina.

Los activistas recomendaron al gobierno del primer ministro, Scott Morrison, defensor de la industria del carbón, uno de los principales motores de la economía, la adopción de varias medidas, incluida la reducción de emisiones y el impulso de una transición a las energías renovables.

La Gran Barrera, que se extiende a lo largo de 2.300 kilómetros frente a la costa nororiental de Australia, es hogar de 400 tipos de coral, 1.500 especies de peces y 4.000 variedades de moluscos.

El mayor arrecife de coral del mundo comenzó a deteriorarse en la década de 1990 por el doble impacto del calentamiento del agua del mar y el aumento de su acidez por la mayor presencia de dióxido de carbono en la atmósfera. EFE