Inicio > Noticias > Internacional > Instancia para la Mediación exige nuevas elecciones y la salida del Gobierno

Instancia para la Mediación exige nuevas elecciones y la salida del Gobierno

Argel, 31 ago (EFE).- La Instancia para el Diálogo y la Medición, organismo que pretende hallar una salida a la crisis política que vive Argelia, apostó hoy por la celebración de elecciones presidenciales en un plazo breve y exigió la salida inmediata del Gobierno interino que dirige el exministro de Interior Nouredin Bedaui.

En una rueda de prensa convocada con motivo de la creación de su consejo consultivo, el organismo, que integran políticos, intelectuales y miembros de la sociedad civil, exigió, sin embargo, que se apliquen antes medidas de pacificación como la puesta en libertad de “los presos de conciencia”.

“Hemos tenido cerca de 300 reuniones con actores políticos y con organizaciones de la sociedad civil a nivel nacional y más de 1.300 encuentros a nivel regional con el objetivo de alcanzar un consenso nacional”, explicó Said Mokadem, miembro del colectivo.

“La idea es que las elecciones presidenciales son la forma más corta de sacar al país del estancamiento político” en el que vive desde que hace seis meses comenzaran las manifestaciones masivas contra el régimen que desde hace dos décadas dirigió el ya expresidente Abdelaziz Bouteflika, afirmó.

Sin embargo, la organización de las elecciones “está sujeta a las condiciones impuestas por los interlocutores del panel, a saber, la relajación del clima político a través de medidas de apaciguamiento como la liberación de presos de conciencia”, agregó.

A este respecto, Mokadem insistió, asimismo, en la necesidad de que dimita el Gobierno de Bedaui, elegido durante el momento álgido de las protestas populares masivas e integrado por miembros del viejo régimen de Bouteflika.

La instancia propone “crear una autoridad que se haga cargo de la organización de todo el proceso electoral, desde la presentación de candidaturas hasta la proclamación de resultados”, y aprobar una enmienda a la ley electoral.

Miles de personas volvieron a salir a las calles de Argelia para exigir la caída del actual régimen este viernes, el 28º consecutivo desde el estallido de las protestas populares masivas el pasado 22 de febrero.

Las movilizaciones, inéditas en 20 años, y la firme presión del jefe del Ejército, Ahmed Gaïd Salah, nombrado por el propio Bouteflika en 2004, forzaron la renuncia del mandatario, que seguía en el poder pese a estar gravemente enfermo desde 2013.

Tras su renuncia, el poder pasó de forma interina al presidente del Senado, Abdelkader Bensalah, miembro también del núcleo de poder que prosperó a la sombra de la familia Bouteflika, con el mandato constitucional de convocar nuevas presidenciales en un periodo de tres meses.

Gaïd Salah, el nuevo hombre fuerte del país, impulsa, por su parte, una campaña de “manos limpias” que ha llevado a prisión a ministros, políticos, miembros del Ejército y de los servicios de Seguridad y empresarios próximos a la familia Bouteflika.

Entre los detenidos está Said, el hermano del expresidente, al que se consideraba el verdadero poder en la sombra, y el general Mohamad Mediane “Tawfik”, jefe de los servicios secretos durante 25 años y una de las figuras que se perfilaba como sucesor del enfermo Bouteflika.

En este ambiente, decenas de personas fueron arrestadas hoy durante una manifestación frente a la prisión de Al Harrach, en Argel, que pedía la liberación de los activistas del movimiento de protesta masivo popular (Hirak) encarcelados, según denunció la organización opositora RAJ a través de las redes sociales. EFE

%d bloggers like this: