Inicio > Noticias > Internacional > Intensidad de las lluvias pone en peligro a refugiados rohinyás en Bangladesh

Intensidad de las lluvias pone en peligro a refugiados rohinyás en Bangladesh

Ginebra, 11 jul (EFE).- Las fuertes lluvias que caen sobre el inmenso asentamiento de refugiados rohinyás en Bangladesh y que han provocado deslizamientos de tierra pueden impedir pronto que llegue la ayuda humanitaria de la que depende este grupo víctima de persecución en Birmania.

“Nos preocupa mucho que no podamos acceder a la gente afectada para aportarle ayuda vital. Llegar a esas comunidades pronto con suministros de emergencia es una prioridad para evitar un desastre mayor”, dijo la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR).

El asentamiento en peligro es el de Cox’s Bazar, que alberga a 900.000 rohinyás, una comunidad musulmana perseguida en Birmania y que hace dos años protagonizó un gigantesco éxodo tras los ataques del ejército en Rakáin, región en la que vivían y a la que todavía no han podido retornar.

La FICR indicó que la Media Luna Roja bangladesí está ahora brindando asistencia en siete campamentos donde hay más de 8.500 afectados y donde 1.800 estructuras elementales de cobijo han sido destruidas o dañadas seriamente.

Las previsiones meteorológicas indican que las lluvias continuarán y que julio será el mes del año en el que más lluvia ha caído, y aunque el fenómeno recién ha empezado ya ha bloqueado el acceso de los trabajadores humanitarios a algunos campamentos.

“Cada día de lluvias implica que hay más gente que pierden sus cobijos, sus pertenencias y sus vidas”, dijo citado en un comunicado el jefe de la suboficina de la FICR en Cox’s Bazar, Sanjeev Kafley.

Anticipándose a lo que se avecina, la Cruz Roja local ha formado a 9.000 personas en aspectos técnicos que les permitirán reforzar los espacios en los que viven.

Entre lo que han aprendido están la excavación de canales de drenaje para evacuar rápidamente el agua y a hacer nudos adecuados para asegurar las estructuras de bambú. EFE