Investigan en Colombia posible tortura en centro de reclusión juvenil

La Sirena

(Actualiza con declaraciones del procurador)

Bogotá, 8 oct (EFE).- Las autoridades colombianas investigan la golpiza de la que fueron objeto varios jóvenes infractores en el centro de reclusión El Redentor de Bogotá y que, según la Fiscalía, puede calificarse como tortura.

El hecho, que se conoció a través de un video publicado en redes sociales, implica a varios policías que “golpean severamente, de forma cruel e inhumana a jóvenes que purgan una pena privativa de la libertad en un centro de atención especializado”, dijo en rueda de prensa el fiscal delegado para delitos contra la infancia y la adolescencia, Mario Gómez.

Tras conocer las imágenes, en las que se observan varios muchachos acostados boca abajo, en ropa interior y con la espalda, los brazos y las piernas moradas por los golpes que reciben con un palo, la Fiscalía abrió “noticia criminal para investigar tales eventos en el marco de una posible práctica de tortura”.

Las autoridades señalaron que el castigo impartido derivó de un intento de fuga que fue controlado, según Gómez, “de una manera desproporcionada y que arrojó heridos, en el caso de dos policías que fueron apuñalados”.

Por su parte, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) rechazó las agresiones y pidió sancionar a los responsables de lo ocurrido en El Redentor, en donde varios jóvenes han intentado fugarse.

Asimismo, el procurador general, Fernando Carrillo, anunció que la entidad asumirá de manera inmediata la investigación por el maltrato y los abusos a los que habrían sido sometidos el pasado 28 de septiembre cerca de 20 jóvenes.

“Esto que ha pasado hace unas semanas y que se ha revelado hasta el día de hoy, no solo es inaceptable, sino una afrenta contra un sistema que dice proteger los derechos de los menores. Hay que caer con toda la drasticidad en este análisis”, aseguró Carrillo.

A juicio del procurador, ante la gravedad de las denuncias es necesario suspender a los uniformados que estuvieron a cargo de la seguridad y protección de los menores y evaluar las actuaciones que frente a este caso y otros similares habrían adoptado funcionarios del ICBF. EFE