Invita Arzobispo a reflexionar en inicio de Cuaresma

“El 84 por ciento de la población son católicos, por lo que este Miércoles de Ceniza inician una de las épocas más importantes como la Cuaresma, 40 días en que la Iglesia da la oportunidad para hacer un camino de conversión, que tiene como meta llegar a la Semana Santa especialmente a la Pascua o Resurrección, tiempo para reflexionar en la vida, tiempo de gracia y bendición”, manifestó José Antonio Fernández Hurtado, arzobispo de Durango.

Con el signo de la ceniza se abre la Cuaresma, que como su nombre lo dice son 40 días donde la Iglesia invita principalmente a intensificar 3 acciones: primero el ayuno, segundo la oración y la tercera la penitencia. El Arzobispo precisó que el ayuno ayuda a los creyentes a ser dueños de su cuerpo y sentir la necesidad de tener a Dios, no solo al no comer, sino compartirlo.

Mientras que la oración lo describe como el encuentro con Dios, tal y como lo hizo Jesús en el desierto donde estuvo en oración 40 días y al final se le apareció  el demonio, quien le puso las tentaciones, pero logró vencerlas porque se encontraba fortalecido.

Dijo que estas acciones se deben efectuar durante todo el año, pero admitió que sí se realizan de manera especial en la Cuaresma, pues se intensifican acciones como la caridad en favor del que menos tiene.

Reconoció que hay gente que nunca se ve durante todo el año en la Iglesia, pero sí llegan a tomar la ceniza, pues algunos lo toman como algo mágico, hasta supersticioso, por lo que afirmó que la Iglesia debe  aclarar que no es nada supersticioso, sino dejar entrar a Dios en su vida.

Para las personas que acuden por su ceniza, pero lo toman como algo social más que religioso, el Arzobispo comentó: “si son católicos que algún día tomaron su bautismo, y con ello entraron a la gran familia de Dios, deben participar todo el año, así como se alimenta el cuerpo se debe alimentar el espíritu, para que sea algo profundo y no solo como un barniz o algo exterior”.

“La Cuaresma es un camino de conversión para ser más libre, para quitar todo lo pegado y vivir según las enseñanzas del Señor, a veces las tradiciones se hacen por tradición nada más, pero lo importante es ser mejor en la vida, más honesto, comprometido”, agregó.

Señaló que las personas que por alguna situación como el trabajo o enfermedad no pueden acudir por su ceniza no deben sentirse culpables, “Dios conoce el interior de las personas y la intención, lo importante es que quieran caminar junto a Él”.

Sin embargo, informó que en todas las iglesias se pueden llevar ceniza, para sus familiares enfermos, o adultos mayores que no puedan moverse y asistir, con el fin de que vivan la Cuaresma como un tiempo para crecer en la fe, esperanza y amor.