Irán pide que UE, China y Rusia salven el acuerdo nuclear tras salida de EEUU

Bruselas, 26 nov (EFE).- El vicepresidente iraní y responsable del programa nuclear de ese país, Ali Akbar Salehí, instó hoy a la Unión Europea, China y Rusia a hacer lo posible por mantener vivo el acuerdo nuclear con Irán, tras la salida de Estados Unidos, y alertó del posible riesgo si el pacto termina fracasando.

Salehí, que asistió hoy a un seminario de alto nivel en Bruselas sobre la cooperación internacional nuclear, agradeció a la UE en una rueda de prensa los esfuerzos y la firmeza con la que ha defendido el acuerdo y confió en que, junto con China y Rusia, hagan lo posible para salvarlo.

“No podemos permitirnos perder esta batalla”, dijo.

El acuerdo por el que Irán desistió de su programa militar nuclear a cambio del levantamiento de sanciones fue firmado en 2015 por este país, los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Rusia, China, Francia y el Reino Unido) y Alemania.

EEUU anunció que lo abandonaba en mayo pasado y entre agosto y noviembre ha reimpuesto sanciones contra Irán.

El vicepresidente de Irán dijo que espera que la comunidad internacional trate de mantener “intacto” ese acuerdo que, pese “a no ser quizá el más deseado” por los participantes en la negociación, es “el único posible bajo las presentes circunstancias”.

“Si el acuerdo se rompe nadie se beneficiará de ello, ni Irán, ni la UE ni la comunidad internacional”, advirtió Salehí, que alertó de que un fracaso podría alterar la seguridad internacional.

Según Salehí, a Irán le consta que la UE está haciendo lo posible para “cumplir con sus promesas” de asegurar las relaciones comerciales bilaterales, pese a las dificultades creadas por las sanciones estadounidenses.

En pasado agosto, la UE aprobó una serie de medidas para limitar el impacto de esas sanciones sobre las empresas europeas, abriéndoles la puerta a reclamar compensaciones por daños y perjuicios.

Las empresas de la UE podrán denunciar no sólo a Estados Unidos por los perjuicios que puedan causarles las sanciones sino también a firmas americanas o europeas que decidan romper unilateralmente un contrato como consecuencia de las imposiciones de Washington.

En caso de querer abandonar sus actividades en Irán, las empresas europeas tendrán que pedir una autorización expresa a la Comisión Europea, que podrá hacer excepciones sólo si las compañías consiguen probar que las sanciones de EEUU entorpecen su actividad.

De este modo, la UE busca conservar sus canales financieros con Irán y asegurar la exportación de gas y petróleo iraní.

“Por lo que sé, la UE está haciendo lo que puede y ha establecido un mecanismo que facilitaría las transacciones bancarias (…) Espero que estas palabras se trasladen en hechos, esperamos que antes de que se acabe el tiempo haya funcionado algo tangible para que el acuerdo siga intacto”, añadió Salehí.

El comisario europeo de Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete, destacó en el seminario que el pacto con Irán es “un elemento clave y crucial” para la seguridad de Europa.

“La UE sigue plenamente comprometida con la plena aplicación del acuerdo mientras Irán cumpla con sus compromisos, como lo está haciendo”, dijo el comisario español.

Añadió que nadie debería dudar del nivel de ambición de los Estados miembros de la UE, “en particular de Francia, Alemania y el Reino Unido”, los firmantes europeos del acuerdo nuclear, para hacer operativo un mecanismo financiero con el que realizar transacciones con Irán.

La UE piensa, dijo, que “solo con diplomacia y sin confrontación se pueden lograr soluciones duraderas” en este ámbito

Añadió que la UE sigue trabajando para convertir en viable el conjunto de medidas que protegerán a las empresas comunitarias que operan en Irán de los efectos extraterritoriales de las sanciones que EEUU. EFE