Irán y Austria quieren cooperar para salvar pacto nuclear pese a diferencias

Viena, 4 jul (EFE).- El presidente de Irán, Hasan Rohaní, obtuvo hoy en Viena el apoyo de Austria para su objetivo de salvar el acuerdo nuclear multilateral, pese a las profundas diferencias de ambos países en otros asuntos de política internacional.

“Austria y la Unión Europea (UE) seguirán favoreciendo el mantenimiento” del acuerdo nuclear, que consideran “un elemento clave en la no propagación de las armas atómicas”, afirmó el presidente de Austria, Alexander van der Bellen, en rueda de prensa tras recibir a puerta cerrada a Rohaní.

El llamado “Plan de Acción Integral Conjunta” (JCPOA, por sus siglas en inglés) es “un acuerdo importante para Irán”, dijo por su parte Rohaní, quien aseguró que su país cumplirá con el pacto a pesar de la retirada de Washington, siempre y cuando los demás signatarios le garanticen que podrá beneficiarse del mismo.

El documento, firmado en 2015 en Viena por Irán, Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania, dio paso al levantamiento de las sanciones internacionales contra Teherán a cambio de restricciones a su programa nuclear para garantizar que Teherán no fabricará armas atómicas.

Rohaní coincidió con Van der Bellen en que el abandono del JCPOA por parte de EEUU, anunciado por el presidente estadounidense, Donald Trump, el pasado 8 de mayo, contradice el apoyo al acuerdo expresado de forma unánime por el Consejo de Seguridad de la ONU y perjudica el régimen de cooperación multilateral.

“Todos los demás países” signatarios “han mostrado una fuerte voluntad política” para salvar el pacto, dijo el presidente iraní.

Esperamos que “actúen con la misma determinación en el ámbito de la cooperación comercial y financiera” con Irán, añadió.

El futuro del JCPOA será abordado por los ministros de Exteriores de las potencias firmantes, excepto EEUU, en una reunión presidida por la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, convocada para el próximo viernes en Viena.

Frente a la postura “idéntica” en este asunto, los dos presidentes no escondieron las serias divergencias existentes, y Van der Bellen precisó que “el acuerdo nuclear nunca fue pensado para resolver todos los problemas de nuestras relaciones con Irán”, sino como “una ventana” para abordar otros importantes asuntos.

Entre ellos, el anfitrión resaltó ante su huésped que para Austria es “indiscutible” el derecho a la existencia de Israel.

Más explícito aún fue pocas horas después el canciller federal austríaco, Sebastian Kurz, al aludir de forma crítica a los conocidos ataques de Teherán contra Israel.

“La lucha contra el antisemitismo es central para nosotros. Es inaceptable poner en duda el derecho existencial de Israel y amenazar el país con la destrucción. La seguridad de Israel no es negociable para Austria”, dijo Kurz en su comparecencia ante la prensa junto a Rohaní, tras una reunión entre ambos.

El presidente iraní respondió diciendo que la República Islámica no tiene problemas con los judíos, sino con los sionistas.

“Hay países europeos que tienen una sensibilidad especial frente a los judíos (…), que fueron salvados por nosotros en Babilonia. Por eso, están en deuda con nosotros. Tenemos buenas y estrechas relaciones con los judíos en el mundo”, aseguró Rohaní, según la interpretación directa en alemán de sus palabras en farsi.

“Pero (no con) los sionistas, como grupo de ocupación y represor, que bloquean a la Franja de Gaza, bombardean a personas inocentes, apoyan al Estado Islámico en Siria, e incluso atienden a heridos del Estado Islámico”, añadió.

“El rol de Israel en la región es muy destructivo”, insistió el presidente iraní, reiterando una acusación expresada también tras su encuentro con Van der Bellen.

Por otro lado, la visita de Rohaní, que ha estado acompañada de varias manifestaciones de protesta, se ha visto ensombrecida por tensiones diplomáticas entre ambos países a raíz de acusaciones de terrorismo contra un funcionario de la embajada de Irán en Viena.

El sospechoso pudo haber estado implicado en un atentado frustrado contra un encuentro de la oposición iraní en el exilio, que se celebró el sábado en las afueras de París.

El lunes pasado, la Fiscalía belga, según la cual el atentado pudo ser frustrado gracias a la colaboración con las autoridades francesas alemanas, informo de la detención de un diplomático iraní destinado en Austria.

Kurz dijo hoy que en su reunión con Rohaní ha resaltado el interés de Austria de esclarecer por completo los hechos.

Añadió haber recibido el “apoyo” a esos esfuerzos del presidente iraní, quien por su parte, no aludió al asunto en sus declaraciones a la prensa en Viena, en la que no se permitieron preguntas. EFE