Italia pide centros de distribución de inmigrantes fuera de la UE

 

Bruselas, 24 jun (EFE).- El Gobierno italiano presentó hoy a los países de la Unión Europea (UE) que participan en la cumbre informal sobre inmigración un nuevo plan para abordar el problema, que pasa por la creación de centros en los Estados de tránsito en los que se decida de antemano quién tiene derecho al asilo en Europa.

“Es una propuesta completamente nueva”, dijo a su llegada al encuentro en Bruselas el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, quien indicó que el plan busca “superar completamente el reglamento de Dublín” para afrontar el problema no desde una “lógica de emergencia”, sino de forma “estructural”.

Este reglamento determina que las personas que llegan a la UE deben solicitar asilo en el país de entrada, lo que, a juicio de Italia, supone una carga desproporcionada para ella, puesto que está en la primera línea de llegada a través del Mediterráneo.

El plan de Roma tiene diez puntos y aboga por crear “centros de protección internacional en los países de tránsito” de los inmigrantes en los que se seleccione quién tiene derecho al asilo en la UE antes de que partan, lo que debería reducir las salidas hacia Europa, indicaron fuentes italianas.

Al mismo tiempo, aquellos para quienes se garantizara el derecho de asilo serían redistribuidos automáticamente entre los Estados de la UE, de modo que no todos llegarían a las costas italianas o españolas.

Si, no obstante, acaban produciéndose llegadas irregulares a través del Mediterráneo, Italia plantea que estas personas sean también redistribuidas entre los Estados para que los países de recepción no tengan que ocuparse de los demandantes durante todo el proceso de solicitud de asilo, que puede durar años.

“Quien desembarca en Italia desembarca en Europa”, subraya el documento, que llama a superar el principio de que el primer país de llegada es responsable e incide en que “la obligación de salvamento no puede convertirse en la obligación de procesar las demandas de asilo de todos”.

“No podemos dejar todo a Italia o España. Se necesitan centros de protección en más países europeos para salvaguardar el derecho de quienes llegan y evitar problemas de orden público”, afirma el texto.

Roma defiende que, de aplicarse estos principios, la migración secundaria, es decir, los desplazamientos de un Estado a otro de la UE de refugiados, “serían meramente marginales” y podrían abordarse a nivel técnico “entre los países más interesados”.

Esta es la preocupación principal de Alemania, hacia donde se desplazan cientos de miles de inmigrantes para solicitar asilo.

El Gobierno italiano aboga por intensificar los acuerdos con los países de origen y tránsito y aumentar la inversión en los proyectos sobre el terreno y señala que, con la ayuda a Níger y Libia, se ha conseguido reducir en un 80 % las salidas hacia Europa en 2018.

Pide, además, fortalecer el control de las fronteras exteriores de la Unión reforzando las misiones de la UE Sophia y Themis y apoyando a la Guardia Costera libia. EFE