Itaú afirma que la recuperación económica en Latinoamérica “aún es frágil”

Sao Paulo, 5 dic (EFE).- El equipo económico de Itaú Unibanco, la mayor entidad financiera privada de Brasil con operaciones en varios países de Latinoamérica, consideró hoy que la recuperación en la región “aún es frágil”, en un contexto internacional “lleno de riesgos” para 2019.

“Estamos viendo un crecimiento mundial fuerte, pero en desaceleración y con una recuperación en la región (Latinoamérica) que aún es frágil”, dijo el economista jefe de Itaú, Mario Mesquita, en un encuentro con periodistas en Sao Paulo.

En relación a Brasil, dijo que el futuro Gobierno del presidente electo, Jair Bolsonaro, quien será investido el 1 de enero, afrontará “desafíos antiguos”, especialmente en el área fiscal, y señaló como prioritaria “una reforma del sistema de pensiones”.

Entre los riesgos en el escenario exterior, citó el aumento de los tipos de interés en Estados Unidos, un empeoramiento de la “guerra comercial” que puede golpear a las economías emergentes, la desaceleración de China y los problemas fiscales en Italia.

El economista para América Latina de Itaú, Joao Pedro Bumachar, destacó también que la recuperación en la región es “frágil”, con una política monetaria apretada en Argentina y México, mientras que Chile comienza a retirar los estímulos.

Sobre Argentina, comentó que los desequilibrios externo y fiscal disminuyen, pero a costa de un alto ajuste fiscal, que está provocando una crecimiento más débil y una inflación más alta.

“Esperamos que el PIB (argentino) se contraiga un 2,2 % este año y permanezca estable en 2019, a pesar de la recuperación esperada de la producción agrícola en el próximo año, debido a las políticas económicas apretadas”, señaló el banco brasileño en un informe.

Bumachar expresó que esos ajustes están afectando “bastante” a los índices de aprobación del Gobierno del mandatario argentino, Mauricio Macri, lo que genera “incertidumbre” de cara a las elecciones presidencial del próximo año.

En cuanto a México, manifestó que hay una “menor incertidumbre” sobre su situación comercial, después de la firma de un nuevo acuerdo con Canadá y Estados Unidos, conocido como T-MEC, una versión renovada del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

No obstante, señaló que ese nuevo pacto aún necesita ser ratificado en cada uno de los tres países, con el desafío que supone en Estados Unidos, especialmente tras la celebración de las elecciones legislativas.

También hay dudas sobre una contención de los gastos en el presupuesto y sobre la política energética del Gobierno del recién investido presidente Andrés Manuel López Obrador, en lo relacionado a si serán retomadas las subastas de campos petróleo o si habrá control de precios. EFE