Inicio > Noticias > Internacional > Izquierda paraguaya pide soberanía energética a 10 años del Acuerdo Lula-Lugo

Izquierda paraguaya pide soberanía energética a 10 años del Acuerdo Lula-Lugo

Asunción, 25 jul (EFE).- La formación opositora de izquierdas Frente Guasu celebró este jueves el décimo aniversario del Acuerdo Lula-Lugo, firmado por los entonces presidentes Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, y el paraguayo Fernando Lugo, que permitía a Paraguay recuperar el control sobre su energía en la represa de Itaipú, compartida por ambos países.

La fecha coincidió con la difusión de un acta bilateral, reconocida por el actual Gobierno del presidente conservador Mario Abdo Benítez, en el que Paraguay entregó un cronograma mensual de compra de potencia energética a Itaipú hasta 2022, un año antes de que se revise el Anexo C del Tratado de Itaipú de 1973.

La actuación del Ejecutivo en la negociación de ese documento, firmado en mayo pero oculto a la ciudadanía hasta su filtración la tarde del miércoles, fue criticada por la oposición paraguaya, que tachó de entreguista a Abdo Benítez.

Ante esos hechos, la izquierda aprovechó la conmemoración del Acuerdo Lula-Lugo para contraponer su actuación de hace una década con la de Abdo Benítez con su par brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Los representantes del Frente Guasu que tomaron la palabra en este acto invitaron a la sociedad paraguaya a reivindicar la soberanía energética del país y a “despertar” ante las negociaciones.

Lugo aludió al acuerdo que firmó con Lula, que hoy no pudo asistir al acto ya que se encuentra encarcelado, y en su lugar acudió el político brasileño Florisvaldo Fier, conocido como Doctor Rosinha, y también involucrado en las negociaciones de entonces.

Lugo señaló que hace diez años los dos gobiernos supieron “leer la coyuntura”, que en la actualidad se presente “desafiante”.

“Mucho nos queda por hacer, no podemos renunciar hoy, y este es un llamado a todos y a todas, porque dentro de 10 años todavía podemos celebrar, en el 2029, que también hemos torcido acuerdos que no pensaron en la soberanía y en el pueblo paraguayo. Si fue posible en el 2009, será posible en el 2019”, expresó Lugo en la Sala Bicameral del Congreso paraguayo.

Al igual que Lugo, el Doctor Rosinha rememoró la situación de hace una década, cuando se encontraron “una resistencia al acuerdo” por parte de los sectores que “negaban ese derecho”.

El político brasileño del Partido de los Trabajadores (PT) manifestó su preocupación de cara a las negociaciones del Anexo C para 2023 y sostuvo que, en su opinión, no se va a utilizar la energía para el desarrollo de ambos países sino para el enriquecimiento de unos pocos.

“Tenemos mucho que continuar juntos, luchando por la soberanía energética de cada uno de los estados, para que la energía nos sirva para la integración y no para las disputas, y que nos sirva para la distribución de la riqueza, porque nuestro pueblo es muy pobre y necesita vivir con dignidad”, comentó.

Mientras que Lugo y el Doctor Rosinha aludieron a los eventos del pasado, otros miembros del Frente Guasu no pasaron por alto el acta bilateral y cargaron contra Abdo Benítez y el secretismo de su política negociadora con Brasil.

El senador Carlos Filizzola subrayó que el acta se firmó “entre 4 paredes y de espaldas a la gente, hace más de dos meses”, con unas condiciones que resultan “violatorias” y comprometen “gravemente el futuro del país”.

“(El acuerdo Lula-Lugo) fue posibles gracias y durante la gestión de gobiernos progresistas y patrióticos, sobre todas las cosas, interesados siempre en el bienestar de la gente, en el progreso de los pueblos, en la justicia social, en el fortalecimiento de la democracia y la integración regional”, apuntó Filizzola.

Por su parte, el parlamentario del Mercosur Ricardo Canese no ocultó la “vergüenza” que le produce “ese acuerdo, que es una barbaridad” y que deja a Paraguay con “la soga al cuello” ante Brasil.

“La ciudadanía tiene que salir. Si nosotros no salimos a la calle, la negociación de 2023 va a ser la peor derrota de Paraguay después de la Guerra de la Triple Alianza”, esgrimió el mercosuriano, en alusión al conflicto que enfrentó a Paraguay contra Brasil, Argentina y Uruguay entre 1864-1870.

En el acto también estuvo el presidente del Senado, el liberal Blas Llano, que ha convocado una sesión extraordinaria para el viernes para analizar la firma de esa acta bilateral. EFE

%d bloggers like this: