lunes, noviembre 29, 2021
Inicio > Noticias > Internacional > Jane Goodall se mira al espejo en una exposición en Los Ángeles

Jane Goodall se mira al espejo en una exposición en Los Ángeles

David Villafranca

Los Ángeles (EE.UU.), 3 nov (EFE).- Una apasionante vida entre chimpancés para conocer mejor al ser humano y también para conocerse a sí misma. Esa es la idea de “Becoming Jane”, una exposición del Museo de Historia Natural del condado de Los Ángeles (NHM) que repasa la figura de la icónica primatóloga Jane Goodall.

Muy conocida por sus pioneras investigaciones con chimpancés en los años 60 en Tanzania, la vida de Goodall es también un modelo de cómo superar el machismo y de lucha incansable para proteger al medioambiente.

A sus 87 años, la británica aseguró, sin perder la sonrisa, que no va a bajar el ritmo.

“Como me estoy haciendo mayor tengo que trabajar más duro”, bromeó el martes en una intervención por videoconferencia ante los medios de Los Ángeles (EE.UU.).

“Becoming Jane”, que abrirá sus puertas el domingo, es una edición ampliada y actualizada de la exposición que National Geographic presentó en su museo de Washington en 2019.

El desembarco de esta muestra en la ciudad californiana coincide con la celebración en Glasgow (Reino Unido) de la conferencia COP26 para frenar la crisis climática.

“Extrañamente, la criatura más inteligente que ha vivido en este mundo está destruyendo su único hogar”, lamentó Goodall, quien sostuvo además que la crisis climática está “robando el futuro” a los jóvenes.

LA CURIOSIDAD COMO PRINCIPIO

“Becoming Jane” cuenta la insólita historia de una niña nacida en 1934 en Londres que, desde muy pequeña, mostró mucho interés por descifrar los secretos que encerraba la naturaleza.

“La curiosidad es algo natural en nosotros. Así es como sobrevivimos a lo largo de los milenios: fuimos curiosos, investigamos, entendimos y eso nos ayudó a seguir adelante”, dijo.

En 1957, Goodall fue invitada por una amiga a Kenia, su primer viaje a África, y poco después conoció a Louis Leakey, el famoso antropólogo y el mentor que la animó a que estudiara el comportamiento de un grupo de chimpancés en Tanzania.

Tres años después, Goodall comenzó sus investigaciones sin tener muy claro qué estaba haciendo. “Tardé cuatro meses en poder acercarme a los chimpancés sin que salieran huyendo”, explicó.

Las emblemáticas imágenes del fotógrafo Hugo van Lawick, que luego sería el primer marido de Goodall, muestran a la joven interactuando con los chimpancés casi como uno más de ellos.

Goodall demostró que estos parientes muy cercanos de los seres humanos tenían estructuras sociales complejas, presentaban personalidades diferenciadas y lazos emocionales, y fabricaban y empleaban sus propias herramientas.

La reacción de Leakey cuando supo que Goodall había descubierto que los chimpancés usaban herramientas resume genialmente el alcance de sus hallazgos: “Ahora tenemos que redefinir ‘herramienta’, redefinir ‘ser humano’, o aceptar a los chimpancés como humanos”.

ENTENDER A GOODALL

Con explicaciones en inglés y en español, la exposición incluye muchas claves para entender el éxito y el impacto de Goodall.

Por ejemplo, hay reproducciones de sus diarios de observación, que reflejan cómo registraba todo de manera obsesiva y minuciosa.

También se ha instalado una recreación de la tienda en la que Goodall descansaba en la selva de Tanzania cuando no se encontraba entre chimpancés.

El NHM es un museo muy interesado en la parte lúdica de sus exposiciones y “Becoming Jane” cuenta con un holograma de Goodall relatando algunos de los pasajes más importantes de su trayectoria.

Además, los niños que visiten la muestra podrán identificar los comportamientos de los chimpancés gracias a un simulador digital de observación científica.

“Becoming Jane” no olvida que, más allá de sus investigaciones, Goodall se convirtió en un símbolo de la lucha para proteger el medioambiente.

Dentro de este activismo ecologista, Goodall fundó el Instituto Jane Goodall y el programa para jóvenes Roots & Shoots.

El ejemplo de la primatóloga también ayudó a que las mujeres ganaran presencia en el mundo de la ciencia y la investigación, un ámbito que durante mucho tiempo estuvo dominado totalmente por los hombres.

En este sentido, Goodall lanzó un mensaje para las niñas que quieran seguir sus pasos. “Les diría lo mismo que mi madre me dijo cuando yo tenía 10 años y le dije que de mayor quería ir a África, vivir entre animales salvajes y escribir libros sobre ellos (…). Mi madre me dijo: ‘Si quieres de verdad algo así, vas a tener que trabajar muy duro'”, recordó.

“Así que a las niñas les diría que simplemente demuestren que son tan buenas o mejores que sus homólogos masculinos”, cerró. EFE

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: