Japón anotó en 2018 sus menores emisiones pero sigue lejos de meta de París

Tokio, 29 nov (EFE).- Japón registró en el ejercicio de 2018 sus emisiones de gases de efecto invernadero más bajas contabilizadas, gracias a un invierno cálido y al aumento de la producción de plantas nucleares, pero sigue lejos de la meta del Acuerdo de París.

El volumen de emisiones de dióxido de carbono del país fue de 1.240 millones de toneladas, una reducción del 3,6 % interanual, la cifra más baja desde que los datos empezaron a registrarse en 1990, según cifras preliminares del Ministerio de Medio Ambiente de Japón.

El mínimo anterior databa de 2009 y ascendió a 1.250 millones de toneladas.

Pese a que se trata del quinto año consecutivo de reducción, el ministerio reconoció que todavía queda mucho camino para alcanzar el recorte del 26 % en el volumen de emisiones para 2030 con respecto a cifras de 2013 que establece el Acuerdo climático de París.

Desde 2013 hasta 2018, la reducción acumulada del volumen de emisiones de efecto invernadero de Japón ha sido del 11,8 %, según las cifras publicadas por el Gobierno en la semana previa a la celebración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2019 (COP 25) en Madrid.

El Gobierno japonés señaló que la reducción del pasado ejercicio se vio influida por la disminución de la producción de las centrales eléctricas que usan combustibles fósiles, tras la progresiva vuelta a la generación energética a través de plantas nucleares.

Pese a que el visto bueno a reactivar las primeras centrales se dio en 2017, no fue hasta 2018 que las plantas reiniciaron sus operaciones, bajo un marco de seguridad más estricto a raíz del accidente de Fukushima de 2011, al que siguió un parón nuclear en el país.

Las emisiones de gases contaminantes de los hogares cayeron el año pasado alrededor del 10 % por el mayor uso de electrodomésticos con mayor ahorro de energía y por un invierno cálido que motivo un menor uso de sistemas de calefacción durante esa estación.

Sin embargo, el mayor uso de aires acondicionados causó un aumento del 9,4 % de las emisiones de hidrofluorocarburos y otros compuestos similares. El Gobierno nipón quiere atajar este problema con la entrada en vigor en 2020 de una normativa para reforzar el control sobre la eliminación de equipos que usan hidrofluorocarburos. EFE