Jeb Bush pide reformas estructurales a Puerto Rico y se opone a un rescate

general-use-news-image_800x533_L_1417092834Washington, 28 ene (EFE).- El aspirante republicano a la Casa Blanca Jeb Bush dijo hoy que no es partidario de un rescate a Puerto Rico, sumido en una grave crisis financiera, y urgió a la isla a hacer “reformas estructurales” durante el debate televisado entre los precandidatos presidenciales conservadores.


“Creo que Puerto Rico debería tener derecho a la autodeterminación (…) Antes de llegar a eso, sin embargo, Puerto Rico va a tener que lidiar con los problemas estructurales que enfrenta”, sostuvo Bush al ser preguntado al respecto en el debate, celebrado en Des Moines (Iowa) y transmitido por la cadena Fox.

Según el exgobernador de Florida, Puerto Rico necesita llevar a cabo “reformas estructurales” y el Gobierno federal “puede desempeñar un papel” en apoyo a esa tarea, pero no patrocinar un rescate.

El asunto del estatus de Puerto Rico “no se resolverá hasta que afrontemos el asunto más amplio de cómo lidiar con los problemas económicos estructurales que enfrenta en este momento”, insistió Bush.

La pasada semana, el secretario del Tesoro de EE.UU., Jack Lew, visitó Puerto Rico para tratar la crisis de deuda y defender una “legislación federal que ofrezca un proceso ordenado de reestructuración de sus deudas a la par que una fuerte supervisión independiente para remediar su historial de mala gestión fiscal”.

Puerto Rico, con 3,5 millones de habitantes, tiene una deuda de 72.000 millones de dólares que su gobernador, Alejandro García Padilla, ha insistido en que es “impagable”.

Un grupo de 46 senadores demócratas e independientes han instado en una carta al líder del Senado, el republicano Mitch McConnell, a que se apruebe “rápidamente legislación” que permita a Puerto Rico acceder a “herramientas de reestructuración” de su deuda.

Las autoridades de Puerto Rico mantienen negociaciones con sus bonistas con el fin de reestructurar la deuda, debido a que no ha podido acogerse a las leyes de bancarrota.

Dado que Puerto Rico es formalmente un estado libre asociado a EE.UU. y no un estado más de la Unión, no puede acogerse a la protección del Capítulo 9 de la Ley de Bancarrota, algo que ha solicitado de manera insistente el Gobierno de García Padilla y que ha sido rechazado por los republicanos, que controlan ambas cámaras del Congreso.

La economía de Puerto Rico lleva nueve años seguidos de recesión, lo que ha provocado una importante migración de residentes de la isla hacia el territorio continental de EE.UU. (1)EFE