Joel Almeida, un embajador duranguense en tierras salvadoreñas.

pytuca-3
  • El arquero duranguense se ha convertido en pieza clave para el Santa Tecla de El Salvador.

“Yo siempre he sido muy aventado, me gusta arriesgar, sabía que tenía una oportunidad de hacer ruido fuera de mi país y no la desaproveché”.

Con estas palabras el arquero duranguense Joel la “Pytuca” Almeida expresó el porqué de su decisión de hacer maletas y abandonar la comodidad del futbol en Durango para probar suerte en El Salvador, donde hace unas semanas de proclamó campeón de ese país vistiendo la casaca del Santa Tecla FC.

“Ser campeón es una de las experiencias más bonitas, tener de compañero a Sebastián Abreu ayuda bastante y poder concretarlo con un campeonato es lo mejor”, señala la “Pytuca” al hablar sobre la corona que levantó con su club en El Salvador.

Y es que el Santa tecla FC se impuso en la gran final del Apertura 2016 al Alianza con marcador de 3 goles a 2, destacando la figura del guardameta duranguense Joel Almeida y del delantero uruguayo Sebastián “Loco” Abreu. Con esta victoria los tecleños consiguieron su segundo título en su corta historia.

Atreverse a competir en otras latitudes no es algo sencillo, pero Joel ya sabía lo que era buscar el éxito sin importar dejar atrás a la patria chica. El joven portero nació el 28 de enero de 1991, tiene una gran trayectoria profesional, misma que comenzó con Rayados de Monterrey en la Tercera División Profesional, luego en Centauros de Durango en la misma división.

Militó con los Pumas de la UNAM, Sub 20, fue campeón con Alacranes de Durango de la Liga Nuevos Talentos, jugó en la Segunda División Premier, estuvo en pretemporada con el conjunto del Malta Europa Cam, pero su mayor logró sin dudas es haber salido campeón con el conjunto del Santa Tecla de la Primera División Profesional de liga en El Salvador.

“Triunfar en otro país es una emoción muy grande, no solo fue un triunfo personal, fue de toda mi familia y mis amistades, es un sentimiento inexplicable, era algo que venía persiguiendo durante más de una década y fue muy bonito conseguirlo”, señala al platicar con este medio de comunicación sobre lo acontecido en los últimos meses de su carrera futbolística.

Cuando arribó al país centroamericano, a inicios del año 2016 y por invitación de un amigo, no le resultó fácil adaptarse al estilo de vida, sobre todo en el tema del lenguaje, ya que se habla español pero de una forma muy distinta a su tierra natal. Afortunadamente el lenguaje del futbol es universal y en base a su talento y ganas de sobresalir logró habituarse y ganarse un puesto en el once titular.

No solo se ganó la confianza del técnico argentino Ernesto Corti, sino que además se ganó un lugar en la afición salvadoreña, quien por lo regular no ve con buenos ojos a los jugadores mexicanos debido a la gran rivalidad que existe entre las selecciones de estos países, “es normal el odio al mexicano por la rivalidad deportiva, lo ven con coraje, pero afortunadamente me gané a la afición”, dijo.

También logró hacer un buen vestidor junto a sus compañeros del Santa Tecla FC, en especial con Sebastián Abreu, un viejo conocido del futbol mexicano, mundialista en 2010 con Uruguay y con experiencia de sobra al jugar con 23 equipos de diferentes ligas en el mundo.

“Abreu disfruta mucho el juego, nos llevamos muy bien, ayudó mucho el hecho de que había jugado en México. Yo siempre he sido bien cargado y él también, le dicen el loco porque es un desmadre, pero en lo futbolístico siempre está alentando y nos sirvió bastante para lograr el campeonato”, afirma la Pytuca al recordar al “Loco” Abreu.

Para el año 2017 se vienen grandes retos para Joel Almeida, uno de ellos es la Conchachampions, certamen que se juega a lo largo de un año y participan los mejores clubs del área futbolística que comprende los países de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe. Será una oportunidad de proyectar su talento.

Al ser cuestionado sobre cómo se visualiza en el largo plazo, afirmó sin titubear que le gustaría seguir jugando futbol en otros países y regresar a México con algún club de la Primera División o Liga de Ascenso, o incluso a Durango.

Para finalizar la entrevista, Joel Almeida manda un mensaje a los jugadores duranguense que desean ganarse un lugar en el complicado mundo de las patadas: “Que se animen, hay que romper las barreras y dejar las comodidades y tratar de sobresalir, ya que en Durango hay mucho talento”, sentenció.