Jorge Ramírez y Alicia Gracia reafirmaron su amor

  • Con 50 años recorridos de feliz matrimonio, festejaron en compañía de sus seres queridos

Renovando sus votos después de haberse jurado amor eterno hace cincuenta años, los señores Jorge Ramírez y Alicia Gracia celebraron sus en días pasados sus “Bodas de Oro” con una familiar misa de acción de gracias en la Catedral Basílica Menor, donde fueron felicitados por una buena cantidad de familiares y grandes amistades los cuales se dieron cita para ser testigos de este gran acontecimiento de amor.

Los acompañaron sus hijas Martha, Araceli, Rocío y Virginia Ramírez Gracia, así como sus yernos Andrés Rodríguez, Eduardo Castro, José Vázquez y Gabriel de la Hoya, sin faltar sus nietos Andrés, Fernanda, Ximena, Alethia, Panchito y Diego, quienes les demostraron su respeto, cariño y admiración por estos 50 años de estar juntos.

Durante la ceremonia el sacerdote celebrante les dedicó unas hermosas palabras a la feliz pareja, en donde les dejó en claro que se tienen que seguir amando como desde un principio, y de igual forma tienen que seguir regando todos los días sabiamente como si fuera una planta este gran amor que han llevado por más de 50 años, y que seguramente van a ser más años llenos de felicidad y mucho amor.

Posteriormente vino la entrega de los anillos, las arras y el simbólico lazo, para finalmente sellar su amor con un tierno beso, al finalizar la ceremonia don Jorge y doña Alicia compartieron su amor y felicidad con sus familiares y entrañables amistades en una hermosa y elegante recepción la cual se desarrolló en el salón “Murano” en donde los presentes degustaron de un exquisito banquete así como una gran variedad de refrescantes bebidas las cuales se prepararon especialmente para esta gran ocasión.

Los eternos enamorados recibieron innumerables felicitaciones y bonitos obsequios, por parte de las familias que los acompañaron y así mismo les demostraron su respeto, cariño y admiración.

Sin duda alguna se vivieron alegres momentos que seguramente quedan en el baúl de los gratos recuerdos de todos los que fueron parte de esta bonita celebración.

 ¡Muchas felicidades!