Jorge Volpi dice que recelo de justicia mexicana marcó “Una novela criminal”

Noticias Vespertinas

México, 31 ene (EFE).- El escritor mexicano Jorge Volpi aseguró hoy que “Una novela criminal”, su obra ganadora del Premio Alfaguara, es diferente a otras historias similares de ese género porque en su caso hubo una desconfianza de la justicia mexicana.

“En este género de novela sin ficción los autores investigaron para entender la motivaciones de los asesinos que ellos sabían eran culpables. Uno de los problemas en mi caso fue la imposibilidad de confiar en el sistema judicial mexicano y en lo que dicen los expedientes”, dijo Volpi en una conferencia de prensa.

“Una novela criminal” es una especie de reportaje total sobre el caso de la francesa Florence Cassez y el mexicano Israel Vallarta, apresados en diciembre de 2005 por supuesto secuestro en un proceso con tintes de ficción por las irregularidades en las investigaciones y los expedientes.

Al referirse a la obra, el escritor de 49 años reconoció que decidió escribirla luego de leer libros sobre el tema y asumir la necesidad de contar desde su perspectiva y con los recursos de la literatura una de las historias más enredadas de la justicia mexicana en este siglo.

En la mañana del 9 de diciembre de 2005, la televisión mexicana anunció la captura de dos peligros secuestradores y la liberación de tres víctimas. Según el reporte, Cassez y Vallarta pertenecían a un grupo llamado “El Zodiaco”, pero el proceso se llenó de ruidos que llevaron a la confusión y no se pudo comprobar ese dato.

Sin intención de sugerir que los protagonistas son culpables o inocentes, después de revisar 15.000 o más folios durante tres años, Volpi usa la novela para dar argumentos que orienten al lector y le permitan sacar sus conclusiones.

“Excepto cuando me permito sacar la imaginación de novelista para llenar vacíos que no puede darme la realidad, (la obra) está basada en los expedientes judiciales y en testimonios de los protagonistas”, comentó.

En poco más de tres cuartos de hora el escritor dio detalles este miércoles de cómo escribió la novela y habló del proceso de investigación en el que entrevistó a Guadalupe Vallarta, hermana de Israel, aún en prisión; al propio reo mexicano y a la francesa, entonces su pareja, así como a decenas de protagonistas más.

Si bien Volpi no da conclusiones porque hay elementos contradictorios en el proceso que involucró a los presidentes Nicolas Sarkozy, de Francia, y Felipe Calderón, de México, sí acepta la versión de Arturo Zaldívar, ministro de la Suprema Corte mexicana, quien reconoció que la manipulación de la realidad impide conocer la verdad, lo cual permitió la liberación de Cassez en 2013.

“El tema central es saber si es posible encontrar la verdad; es difícil una verdad absoluta y eso contamina el proceso. A partir de ahí, el libro intenta que el lector se haga un juicio doble acerca de la responsabilidad o no de Florence e Israel y cuál ha sido la acción de la policía y de los funcionarios de justicia y políticos”, expuso el autor.

Finalmente, expresó su deseo de “que fueran los lectores quienes decidieran”.

La novela, primer Premio Alfaguara de un mexicano desde que Xavier Velasco lo ganó en 2003, saldrá a las librerías el próximo mes de marzo.

Volpi dijo que como regalo al cumplir 50 años de edad había decidido tomarse un año sin escribir, pero ahora con más razón lo hará por el premio, que lo obligará a visitar los países de habla hispana para hablar de la novela. EFE