Joyas de historia colombiana vuelven a la luz en renovado Museo de la Colonia

Bogotá, 3 ago (EFE).- El Museo Colonial de Bogotá, un caserón del siglo XVII que guarda joyas de la historia de Colombia, abrirá mañana su puertas al público después de una renovación total a la que fue sometido con motivo de los 75 años de su fundación.

Situado en el centro histórico de Bogotá, el museo, conocido también como Claustro de las Aulas, fue inaugurado el 6 de agosto de 1942 por el entonces presidente Eduardo Santos, y hoy en su reinaguración estuvo su sobrino-nieto, el presidente Juan Manuel Santos.

“Hoy el Museo Colonial es monumento nacional y guarda la colección de obras de arte más completa y numerosa de la época de la Colonia en Colombia”, destacó el mandatario.

El Museo Colonial tiene un acervo de 1.605 piezas entre pinturas, esculturas, mobiliario, platería, textiles, artes decorativas, numismática, libros antiguos y documentos del periodo colonial.

Guarda además la mayor colección de pinturas atribuidas a Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos (1638-1711), maestro de la pintura colombiana de la época de la Colonia.

Con la renovación y restauración estructural, que tardó tres años y en la cual fueron invertidos cerca de 9.000 millones de pesos (unos 3,1 millones de dólares), el Ministerio de Cultura busca que la casa del siglo XVII sea un innovador museo del siglo XXI.

A partir de mañana el público podrá recorrer las cinco salas del museo que son un viaje al pasado de Colombia.

En la sala uno, llamada “La imagen colonial: entre el miedo, la salvación y la naturaleza de un territorio vacío”, se muestra la transformación de las imágenes como elemento central de la política Real y eclesiástica, de acuerdo con los parámetros hispanos de los siglos XVI al XVIII.

La dos, “El viaje: encuentro y transformación de dos mundos”, aborda la historia de los múltiples viajes transatlánticos a partir de 1492, mientras que la tercera, llamada “Las ciudades: Fundación y asentamientos en el Nuevo Reino de Granada”, muestra la transformación del territorio.

La sala cuatro, “Colegiales y artesanos: Manos que escriben, manos que construyen”, permite ver los oficios y la educación desarrollados en las ciudades, y la cinco, “La Colonia: un pasado aún presente”, traza una relación entre las manifestaciones culturales actuales y el pasado colonial.

Según la ministra de Cultura, Mariana Garcés, lo que buscaron fue traducir el conocimiento de la academia en una historia y un lenguaje atractivo para todos los visitantes.

De ese modo consideran que harán que las 1.605 obras del museo, que se distribuyeron en cinco salas, sean capaces de hacer vivir una experiencia a los visitantes y contar historias de la Colonia. EFE