Juez atacado por Trump podría decidir esta semana futuro del muro

Foto: Univision.com

San Diego, 11 Feb (Notimex).- El juez de ascendencia mexicana Gonzalo Curiel, quien recibió ataques del presidente Donald Trump durante la campaña electoral, podría decidir esta semana el futuro inmediato del muro que el mandatario quiere construir a lo largo de la frontera con México.

El juez tiene previsto escuchar este martes en una corte federal de esta ciudad de California argumentos adicionales de opositores y del gobierno, antes de determinar si tiene jurisdicción para escuchar la demanda presentada por un grupo de organizaciones ambientalistas y el Estado de California.

Curiel, quien el viernes pasado indicó en una audiencia que espera dictar su fallo esta semana, podría decidir si la administración Trump puede o no construir el muro al amparo de una ley de 2005, que permite al gobierno dispensar los estudios de impacto ambiental que requieren este tipo de proyectos.

El gobierno ha pedido desechar la demanda, pero las agrupaciones Club Sierra, Fondo de Defensa Legal Animal, Centro para Diversidad Biológica y el Estado de California argumentan que la ley, aprobada para facilitar la construcción de barreras en la frontera con México, expiró en 2008.

Si Curiel decide que el gobierno debe cumplir con los requerimientos que establecen las leyes de Política Ambiental, de Aire Limpio y de Especies en Peligro de Extinción, podría retrasar el inicio del controversial proyecto.

En su afán para acelerar la obra, la administración Trump ha otorgado ya tres dispensas para construir porciones del muro en California y en Nuevo México. Durante la campaña presidencial, Trump acusó a Curiel de hostilidad, cuando el magistrado presidió un juicio por una demanda presentada en contra del republicano en relación con la extinta Universidad Trump.

En una entrevista en julio de 2016 con la televisora CNN, Trump dijo que Curiel, nacido en Indiana e hijo de mexicanos que emigraron a Estados Unidos, había sido “extremadamente hostil” durante esa causa judicial, y sostuvo: “él es hispano, creo, y ha sido bastante hostil hacia mí, y lo digo a voz de cuello, con claridad”.

La demanda nunca fue resuelta en la corte, debido a que poco después de su triunfo en la elección presidencial, Trump y sus abogados optaron por resolverlo mediante un acuerdo extrajudicial por 25 millones de dólares, sin aceptar culpa alguna.

NTX/I/RBV/RCJ