Juez dice que general guatemalteco que preside tribunal carece de inmunidad

Guatemala, 8 ene (EFE).- El juez de Mayor Riesgo Grupo B, Miguel Ángel Gálvez, resolvió hoy que el general Erick Melgar Padilla carece de inmunidad pese a ser presidente de un tribunal militar de Guatemala, y decidió citarlo para notificarle acerca de orden de captura en su contra.

En su dictamen, Gálvez aseguró que el tribunal militar no es reconocido por el Organismo Judicial, por lo que debe comparecer ante un juez competente por el caso de manipulación de la justicia que salió a la luz en agosto pasado.

Melgar fue señalado por el Ministerio Público (Fiscalía) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) del delito de “obstrucción a la justicia”.

El pasado 27 de agosto, Melgar fue apresado en un inmueble en el Puerto de San José, en Escuintla, al sur del país, pero fue liberado por una jueza al considerar que éste, al ser presidente de un tribunal militar, gozaba del derecho de antejuicio (proceso de desafuero).

Este caso se remonta a 1993, cuando empezó un conflicto por herencia de tierras entre los hermanos Melgar Moreno, que se litigó civil y penalmente durante aproximadamente veinte años.

El 9 de diciembre del 2012 fue asesinado José Armando Melgar Moreno, padre de Erick Melgar Padilla, general de brigada del Ejército de Guatemala también implicado en el caso, presuntamente por motivos relacionados con las disputas de tierras.

En enero de 2013, Melgar Padilla solicitó la intervención de la Cicig para investigar el asesinato de su padre y señaló como responsable a su tío Melgar Moreno.

En un principio, el exfiscal Rony López -ahora procesado- acusó del asesinato de José Armando Melgar Moreno al hermano del fallecido, Óscar Melgar Moreno, y su esposa, Rica Gramajo, así como a Heriberto Sagastume, Cristian Samayoa, Hugo Fonseca, Allan Cáceres y Fredy Saravia, aunque luego el caso se archivó este año.

Todo porque en el marco de esta investigación se observó que los hoy procesados, junto con el general e hijo del asesinado, manipularon testigos y pruebas para implicar a los acusados.

La investigación de ese homicidio llegó a la Fiscalía Contra el Crimen Organizado supuestamente por una petición del general Melgar Padilla, que exigió unas pesquisas paralelas con el objetivo de “condicionar el curso de las investigaciones en el Ministerio Público”. EFE