Juez guatemalteco que denunció a magistrada por injerencias abandona el país

Juez guatemalteco que denunció a magistrada por injerencias abandona el paísGuatemala, 12 ene (EFE).- El juez guatemalteco Carlos Ruano, quien denunció a la magistrada de la Corte Suprema de Justicia de Guatemala Blanca Stalling por tráfico de influencias, salió del país por seguridad, informan hoy medios locales.


Ruano, juez del Tribunal Noveno de Sentencia, publicó un mensaje en sus redes sociales en el que reconoce la difícil decisión que supuso denunciar a Stalling, que supuestamente le pidió que intercediese a favor de su hijo Otto Molina Stalling, en prisión preventiva por un caso de corrupción en el Seguro Social.

“Las decisiones difíciles siempre implican riesgos. Voy con la plena seguridad de que hice lo correcto, convencido de que administrar Justicia no es una simple función de decidir; sino que requiere de entrega, dedicación y pasión”, dice el mensaje del que se hace eco la prensa.

En el texto, el juez agradece las muestras de apoyo y solidaridad y dice que son las “energías” que necesita “para regresar y continuar con la delicada tarea de servir a la judicatura”.

Ruano, que grabó una conversación con la magistrada que presentó como prueba a la Fiscalía, aseguró que Stalling lo presionó para conocer el caso IGSS-Pisa, en el que está implicado su hijo.

La Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), tomando como base la grabación, pidieron retirarle la inmunidad a la magistrada para que pueda ser investigada por un presunto delito de tráfico de influencias.

Stalling negó, ayer miércoles, haber influido en el juez que lleva el caso de su hijo, acusado de ser uno de los operadores del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) que habría recibido comisiones ilegales para otorgar contratos a una farmacéutica.

La magistrada argumentó que fue el propio juez el que se puso en contacto con ella para tener una reunión e indicó que en ese encuentro Ruano le dijo que quería dejar el caso, algo que Stalling le pidió que no hiciera por “responsabilidad”.

“Yo le dije que como profesional tenía la responsabilidad de hacer las cosas bien, que ya muchos jueces se habían inhibido de conocer este proceso”, resumió la magistrada, quien pidió a la Justicia actuar y conocer ese caso, en el que su hijo, en prisión preventiva, está acusado de asociación ilícita y cobro ilegal de comisiones.

Unas 28 organizaciones de la sociedad civil, además del Procurador de los Derechos Humanos de Guatemala, Jorge De León Duque, pidieron este miércoles la dimisión de la magistrada, quien aseguró que no renunciará al cargo pero que está dispuesta a someterse a una investigación porque es inocente.

El presidente de la Asociación de Jueces y Magistrados, Mario Alberto Taracena, dijo a la radio local Emisoras Unidas que Ruano dejó el país por seguridad, pero no precisó cuanto tiempo estará fuera.

Por su parte, el Organismo Judicial no se ha pronunciado sobre este hecho, sobre el que la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) expresó su preocupación y pidió protección para aquellos jueces que deciden romper con “el silencio de la impunidad”. EFE