Jueza ordena detener a 4 policías chilenos por homicidio de comunero mapuche

Santiago de Chile, 29 nov (EFE).- Una jueza de garantías de Chile ordenó hoy la detención de cuatro policías por su presunta responsabilidad en el homicidio del comunero mapuche Camilo Catrillanca, ocurrido el pasado 14 de noviembre en la sureña región de La Araucanía, informaron fuentes judiciales.

Los policías, pertenecientes al Grupo de Operaciones Especiales (GOPE) de Carabineros, fueron acusados por la jueza Sandra Nahuelcura, del Juzgado de Garantía de la localidad de Collipulli, a unos 580 kilómetros de Santiago, de los delitos de homicidio consumado, homicidio frustrado y obstrucción a la investigación, precisaron las fuentes.

Los imputados son el sargento segundo Raúl Ávila Morales, el sargento primero Carlos Alarcón Molina, el cabo primero Braulio Valenzuela Aránguiz y el suboficial Patricio Sepúlveda Muñoz.

Los cuatro fueron los primeros policías que irrumpieron en la comunidad de Temucuicui, el pasado 14 de noviembre, y se encontraron con Camilo Catrillanca, de 24 años, que circulaba en un tractor acompañado por un menor de 15 años, cuando carabineros perseguían a unos ladrones de automóviles, con quienes se enfrentaron a tiros.

En esas circunstancias, el comunero fue alcanzado por un disparo en la nuca, mientras su acompañante fue detenido y golpeado por los carabineros, y solo al día siguiente, por orden de un tribunal, pudo recuperar su libertad.

Uno de los imputados, el sargento Raúl Ávila, grabó el incidente, pero después borró las imágenes y destruyó la tarjeta de memoria de la cámara, según han admitido las autoridades de Carabineros y el Gobierno.

Ávila y el sargento Carlos Alarcón, otro de los imputados, portaban fusiles Colt calibre 5.56, correspondientes a la bala que mató al comunero, aunque aún se investiga con cuál de las dos armas se hizo el disparo.

Según la Fiscalía, Alarcón admitió en una investigación interna de Carabineros haber disparado, pero aseguró que lo hizo contra una rueda del tractor, admitiendo que la bala pudo haber rebotado y alcanzado mortalmente al comunero.

Tal versión fue considerada hoy “absurda” por Nelson Miranda, abogado de la familia de la víctima, quien dijo a radio Cooperativa que “ingresó una bala al cráneo de Camilo Catrillanca y esa bala estalló al interior, dada la velocidad que llevaba”.

“Esa tesis del rebote es completamente absurda, imagínese que uno de los proyectiles atravesó un hierro grueso que tiene la estructura del tractor, las balas que chocaron con los neumáticos ingresaron a los neumáticos y los desinflaron”.

En los primeros momentos tras el incidente, la policía y algunas autoridades acusaron a Catrillanca de ser uno de los ladrones de vehículos que dispararon contra los carabineros y lo calificaron de delincuente con antecedentes, pero según el abogado Miranda, todo ha quedado desvirtuado por las evidencias.

Los peritajes a las manos y ropa de Camilo Catrillanca y su acompañante demostraron que no portaban arma alguna y menos aún que hayan disparado, dijo.

“En el lugar donde fue asesinado Camilo no se produjo, previo ni al momento de la muerte, ningún enfrentamiento. Él estaba desarmado, el menor estaba desarmado y ellos fueron atacados por balas de alto calibre de Carabineros”, indicó.

“Está absolutamente claro que todas las pericias no arrojaron ninguna traza que demuestre que ellos hubieran estado en contacto directo con algún tipo de arma, y menos aún haber disparado”, precisó Miranda.

La Policía de Investigaciones (PDI) se encargará de cumplir la orden de detener a los cuatro carabineros, señaló el juzgado. EFE