Juncker: es un error histórico no empezar adhesión con Macedonia y Albania

Bruselas, 18 oct (EFE).- El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, consideró este viernes que es un “gran error histórico” que los líderes de la Unión Europea no diesen ayer luz verde al inicio de las negociaciones con Macedonia del Norte y Albania para su futura adhesión al bloque comunitario.

“Es un gran error histórico. Y espero que sea momentáneo para que no se inscriba en la memoria colectiva como un error histórico”, dijo Juncker en la rueda de prensa tras la segunda jornada de cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE en Bruselas.

A pesar de que la gran mayoría de los Veintiocho estaba de acuerdo en abrir las negociaciones, fue imposible alcanzar la unanimidad necesaria para ello por la oposición frontal de Francia, que pide revisar el procedimiento comunitario por el que se admiten nuevos Estados miembros, y el rechazo también de Holanda y Dinamarca, que dudan solo de la adhesión de Albania.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien se dijo “avergonzado” y tachó también de “error” la decisión, anunció que los líderes tienen previsto volver a abordar la apertura de negociaciones antes de la cumbre de la UE con los países de los Balcanes Occidentales que se celebra en mayo de 2020 en Croacia.

“Macedonia del Norte y Albania no tienen la culpa de esto. Los informes de la Comisión Europea son claros en que ambos hicieron lo que tenían que hacer (…) Ambos tienen el derecho de empezar negociaciones con la UE. Desafortunadamente, algunos Estados miembros no estaban listos hoy”, dijo Tusk.

No obstante, añadió que no le cabe duda de que “esta es solo una crisis de corto plazo, no el final de la historia de ampliación” de la Unión Europea.

“Estamos listos para continuar con la discusión y quizá encontrar una solución antes de mayo de 2020. Tenemos que tratarlo como una obligación de todos los Estados miembros”, dijo Tusk, quien instó a macedonios y albaneses a “no abandonar” su intento de entrar en la UE.

Juncker insistió en que si la UE quiere tener “credibilidad” en el mundo, “debe respetar sus compromisos”.

Ambos se mostraron muy duros, aunque sin nombrarlos, con los países que ayer bloquearon la decisión pese a que la Comisión había recomendado empezar a negociar con estos dos países al considerar que habían conseguido los requisitos iniciales acordados en diferentes ámbitos de reformas.

Fuentes europeos explicaron que la discusión del jueves fue “muy difícil” y que el rechazo tiene muchas aristas, ya que algunos países eran partidarios de iniciar conversaciones con Macedonia del Norte y no con Albania, pero otros, como Italia, exigen que las negociaciones comiencen al mismo tiempo con ambos. EFE