Justicia italiana dice que hubo asociación mafiosa en el caso “Mafia Capital”

Agencia EFE

Roma, 11 sep (EFE).- El Tribunal de Apelación de Roma confirmó hoy la condena en primer grado de los 43 imputados en el caso “Mafia Capital” (la red criminal que operaba en el ámbito empresarial y político de Roma), y reconoció que formaron una asociación mafiosa, algo fundamental que no había admitido la primera sentencia.

El Tribunal de Apelación de Roma, presidido por el juez Claudio Tortora, consideró que los condenados en el caso “Mafia Capital” formaron una organización de tipo mafioso con la que se lucraron, fomentando la corrupción y la violencia.

Este elemento no había sido tomado en consideración en la sentencia en primera instancia del Tribunal de Roma, de julio de 2017.

Los magistrados confirmaron este martes las condenas de todos los involucrados y redujeron las de dos de ellos, Massimo Carminati y Salvatore Buzzi.

Carminati es un antiguo terrorista de extrema derecha y ya condenado en el pasado por su relación con la Banda de la Magliana, la mafia de la capital en las décadas de los setenta y ochenta del siglo pasado, mientras que Buzzi es un empresario acusado de corrupción en la gestión de cooperativas de acogida para madres, huérfanos o inmigrantes.

En julio de 2017 Carminati fue condenado a 20 años de cárcel, pena que ahora se le ha reducido a 14 años y seis meses, mientras que Buzzi ha sido condenado a 18 años y 4 meses, tras haber recibido en primera instancia una pena de 19 años.

El fiscal adjunto de Roma, Giuseppe Cascini, afirmó tras la sentencia que “todos los fallos se respetan” y celebró que los jueces hayan reconocido que existió una “asociación de tipo mafioso”.

El proceso comenzó en noviembre de 2015 y en julio de 2017 el Tribunal de Roma condenó a todos los involucrados a penas de hasta 20 años, inferiores a las que había pedido la Fiscalía, porque estimó que había habido asociación criminal, pero no mafiosa.

La detención de Carminati en diciembre de 2014 y las investigaciones mostraron la existencia de una red criminal en la capital italiana que se extendía por todos los niveles del ayuntamiento y entre responsables políticos tanto de izquierdas como de derechas para manipular la gestión de contratas o de la acogida de los inmigrantes, entre otros negocios.

La prensa italiana bautizó entonces la red como “Mafia Capital” y se habló desde el primer momento de una asociación que operaba de la misma manera que las mafias del sur de Italia como la Camorra, Cosa Nostra o la N’Dranghetta. EFE