Keiko Fujimori, esperanzada en que su padre siga libre tras fallo de CorteIDH

LaRepublica.pe

Lima, 15 jun (EFE).- La líder del partido fujimorista Fuerza Popular, Keiko Fujimori, manifestó hoy su esperanza en mantener la libertad de su padre, el expresidente Alberto Fujimori, tras la resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) sobre el indulto que recibió en la pasada Navidad.

“Con esperanza. Juntos en el camino de mantener su libertad”, escribió Keiko Fujimori en un escueto mensaje en redes sociales que acompañó con una foto actual en la que aparece junto al exmandatario, de 79 años.

La CorteIDH encargó al sistema de justicia peruano revisar la legalidad del indulto concedido a Fujimori al constatar que existen otros precedentes que fueron resueltos en el ordenamiento jurídico interno, sin necesidad de llegar a la instancia internacional.

El tribunal internacional pidió al Estado peruano que le remita antes del 29 de octubre un informe con los avances registrados en el procedimiento para obtener una decisión por parte del Tribunal Constitucional o por la vía penal.

Aconsejó al Estado peruano que valore las opciones de brindar asistencia médica a Fujimori sin tener que otorgar un perdón que colisiona con el derecho a la justicia de las víctimas de las graves violaciones a los derechos humanos cometida durante su mandato y por las que fue condenado en 2009.

El Gobierno de Perú, mediante el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, reiteró que acatará la resolución de la CorteIDH, no sin antes hacer un minucioso análisis del fallo.

El indulto dado por el expresidente Pedro Pablo Kuczynski permitió a Fujimori salir en libertad cuando todavía le quedaban por cumplir más de la mitad de los 25 años de prisión a los que fue condenado como autor mediato (con dominio del hecho) de las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), donde murieron 25 personas a manos del grupo militar encubierto Colina.

Los argumentos de la decisión fueron de carácter humanitario al padecer Fujimori, de 79 años, una supuesta enfermedad grave y degenerativa, sin carácter terminal, que se agudizaba en prisión, donde tenía atención médica permanente en una cárcel construida expresamente para él, con una amplia celda de tres ambientes.

Sin embargo, quedó la sospecha de que el indulto fue un acuerdo político de Kuczynski con Fujimori, pues lo liberó tres días después de que se salvara de ser destituido en diciembre por el Congreso, gracias a los votos de diez congresistas fujimoristas liderados por Kenji Fujimori, hijo menor del expresidente, quien le había pedido en repetidas ocasiones el indulto. EFE