Ken Loach: “El problema de la izquierda es de liderazgo y de programas”

La Izquierda Diario

 

Barcelona (España), 30 ene (EFE).- El director británico Ken Loach, conocido por sus filmes de conciencia social como “Land and Freedom”, “Riff-Raff”, “Hidden Agenda” o “Ladybird, Ladybird”, dijo hoy en Barcelona que “el problema de la izquierda en Europa es de liderazgo y de programas”.

Loach está en Barcelona (noreste de España) para presentar su último filme, “I, Daniel Blake” (2016), con el que ganó su segunda Palma de Oro en Cannes y que forma parte de la amplia retrospectiva que le dedica la Filmoteca de Cataluña, en la que se exhibirán 16 de sus 25 largometrajes.

Para el director británico, “el fracaso del liderazgo político es peligroso, pues también sucedió en la Alemania de los años veinte y treinta y ya sabemos cómo acabó”.

Loach cree que, “mientras en las generaciones pasadas la izquierda podía pensar en perder una batalla para ganar la siguiente, en la actualidad ya se sabe que, si las cosas no cambian, el planeta no sobrevivirá”.

Sobre este punto puntualizó que “el motor de la izquierda ya no solo debería ser la justicia social, sino también la protección del planeta en el que vivimos”.

Es consciente de que, “en muchos sitios, la izquierda puede ser débil, pero hay una rabia que está creciendo, hay un sentimiento de insatisfacción creciente, y la percepción de que este sistema es intolerable”.

La línea correcta, a su juicio, es la que ha tomado el Partido Laborista, que “ha dado un salto a la izquierda respecto a la época del liderazgo de Tony Blair”.

“Por una vez, el resto de Europa podría aprender del Reino Unido, pues los laboristas es el partido progresista más grande de Europa”, consideró.

La situación global ha empujado a Loach a seguir con su cinematografía y, de hecho, anunció que ya está “pensando en una idea”, pero ahora mismo no sabe “si será posible”, un proyecto del que no ha querido decir gran cosa, salvo que “no estaría centrado en un lugar concreto, sino que sería de aplicación general”.

Asume que “hay una parte de la clase trabajadora que votó a favor del ‘brexit’, pero es porque se sienten abandonados después del cierre de industrias y se decantaron por un voto de castigo”.

El director de “The Navigators”, que no había estado en Barcelona desde que rodó “Land and Freedom” hace más de veinte años, cree que “desde entonces hay cosas que han cambiado en la superficie pero en las capas más profundas no ha habido tantos cambios: al contrario, han empeorado, y los ricos son más ricos, y los pobres son ahora más pobres, y dependen más de fundaciones de beneficencia”.

Crítico con el capitalismo salvaje que busca siempre un mayor beneficio, el director británico leía hoy en un diario inglés que, un niño, “cuando se queda huérfano, va a una familia de acogida, una gestión de la que se ocupaban los ayuntamientos”.

Sin embargo, remarcó que, “hoy, dos terceras partes de esa gestión la están haciendo empresas privadas que quieren obtener beneficios de la vulnerabilidad de esos niños, unos beneficios que van a cuentas bancarias suizas para no pagar impuestos”.

Esta noticia es, “un ejemplo de, hasta qué punto, el sistema está corrompido e invade las relaciones humanas destruyéndolas”, porque “para las grandes corporaciones los derechos de los trabajadores y la protección del medio ambiente es secundario”.

A su juicio, lo triste es que esta visión de Europa se ha acabado sumando a “la visión antiinmigración de la extrema derecha, en lugar de una apuesta por la solidaridad”. EFE