Kenia refuerza el control en los aeropuertos para evitar la entrada del ébola

Telemadrid

Nairobi, 11 may (EFE).- El Gobierno de Kenia informó hoy de que ha reforzado los controles en aeropuertos y otros puntos de entrada al país para evitar un contagio del ébola, después de que la República Democrática del Congo confirmase un brote esta semana.

“Kenia ha puesto los sistema de salud en alerta”, afirmó la ministra de Sanidad, Sicily Kariuki, en una rueda de prensa en el Aeropuerto Internacional Jomo Kenyatta de Nairobi, el más importante del país.

“Es más, hemos reforzado los chequeos rutinarios de los viajeros” en aeropuertos y puntos de acceso a Kenia, subrayó la ministra, al precisar que unos 260 trabajadores sanitarios están preparados para actuar ante cualquier eventualidad.

En esas instalaciones se han habilitado escáneres electrónicos y térmicos, así como otros sistemas de apoyo para examinar a los viajeros.

En el Aeropuerto Internacional Jomo Kenyatta se ha instalado también un espacio de aislamiento en caso de que hubiera que lidiar con algún caso potencial de ébola.

Junto a la titular de Sanidad compareció el ministro de Turismo, Najib Balala, quien aseguró a kenianos y turistas que “no hay ningún caso de ébola” en Kenia y que “se han tomado las medidas adecuadas para garantizar que el virus del Ébola no se introduce o se importa al país”.

Otros países africanos como Nigeria, Malaui o Zambia han anunciado medidas similares después de que la República Democrática del Congo declarara esta semana un nuevo brote de la enfermedad en la zona de Bikoro (noroeste).

Se trata del noveno brote de ébola que golpea a la República Democrática del Congo desde que se descubrió el virus en 1976 en este país, cuando entonces se denominaba Zaire.

La enfermedad -que se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados- causa hemorragias graves y puede tener una tasa de mortalidad del 90 %.

Sus primeros síntomas son fiebre repentina y alta, debilidad intensa y dolor muscular, de cabeza y de garganta, además de vómitos.

La peor epidemia de ébola conocida hasta la fecha se declaró en marzo de 2014, con los primeros casos que se remontan a diciembre de 2013 en Guinea Conakri, desde donde se expandió a Sierra Leona y Liberia. EFE