Kenji Fujimori evita la destitución pero deberá afrontar una batalla legal

Agencia EFE

Lima, 7 jun (EFE).- El congresista peruano Kenji Fujimori permanecerá en el cargo después de que hoy fracasara un pedido de destitución presentado por el partido Fuerza Popular, que preside su hermana Keiko, aunque deberá afrontar la suspensión de su cargo y una denuncia penal por delitos de corrupción, que él rechaza.

Durante la segunda parte de la sesión plenaria de hoy, en la que ya se había ratificado la decisión de suspender y denunciar penalmente a los tres legisladores, Fuerza Popular no obtuvo los votos necesarios para que se aprobara su pedido de desafuero de Kenji Fujimori, Guillermo Bocángel y Bienvenido Ramírez.

Kenji, hijo del exmandatario Alberto Fujimori (1990-2000), y los otros dos legisladores están señalados de intentar comprar votos para evitar la salida del poder de Pedro Pablo Kuczynski, quien finalmente renunció a la Presidencia del país en marzo pasado.

Por ese caso, el partido que lidera Keiko acusaba a los tres parlamentarios de haber vulnerado principios relativos a la lucha contra la corrupción y la buena administración, la democracia representativa, el balance de poderes y el sistema democrático de gobierno.

En el caso de Kenji, la solicitud de desafuero por infringir la Constitución, que necesitaba el apoyo de 63 de los 130 de legisladores del Congreso unicameral peruano, solo recibió 43 votos a favor, 20 en contra y 10 abstenciones.

El pedido sobre Bocángel fue apoyado por solo 41 parlamentarios, 19 lo rechazaron y 11 se abstuvieron, y la solicitud sobre Ramírez recibió votos a favor de 43 parlamentarios, 18 estuvieron en contra y 12 se abstuvieron.

“No habiendo alcanzado el número de votos requeridos, se pedirá la resolución legislativa correspondiente”, declaró al término de la votación el presidente del Congreso, el fujimorista Luis Galarreta.

Sin embargo, los tres parlamentarios permanecerán suspendidos de sus funciones y serán reemplazados por otros representantes de Fuerza Popular, partido al que renunciaron en diciembre pasado, mientras son investigados por la Justicia por los delitos de cohecho activo y genérico, así como de tráfico de influencias.

El Congreso reiteró hoy la suspensión, en una segunda votación para subsanar errores de la primera sesión de este miércoles, tras las disculpas de Galarreta porque se aplicó un sistema de votación diferente a lo dispuesto por el reglamento.

En el pleno del miércoles, votaron los integrantes de la Comisión Permanente que aprobaron en sesiones previas el informe que recomendaba el desafuero de Fujimori y sus colegas, lo cual estaba impedido por el reglamento.

De acuerdo con lo resuelto por el Congreso, Fujimori, quien fue el candidato al Congreso más votado en las dos últimas elecciones en Perú (2011 y 2016), Bocángel y Ramírez serán denunciados por intentar comprar los votos de otros legisladores para evitar la destitución, en marzo pasado, de Kuczynski por vínculos con la empresa brasileña Odebrecht.

Kuczynski, que renunció a la Presidencia a finales de marzo por el escándalo, había otorgado en diciembre el indulto al exmandatario Alberto Fujimori -preso por delitos de lesa humanidad-, pocos días después de haber sido salvado por Kenji y otros nueve legisladores disidentes de Fuerza Popular de un primer intento de destitución.

Cuando se anunció que hoy se iba a votar nuevamente la suspensión y acusación penal contra los legisladores, Kenji usó la red social Twitter para afirmar que defenderá sus derechos y arremeter contra su hermana Keiko.

“Ayer fui ilegalmente suspendido sin el número de votos que exige la Constitución. Hoy Keiko quiere hacer una nueva votación a su medida y consolidar el abuso. No me someteré. Iniciaré acciones legales, defenderé mis derechos”, enfatizó.

Kenji acompañó su mensaje con los lemas “Keiko, el Congreso no es tu chacra” y “la libertad le ganará al miedo”, que acompaño con una imagen de la portada del libro del escritor británico Ken Follet “La caída de los gigantes”.

Keiko Fujimori, por su parte, se ha mantenido en absoluto silencio, así como su padre, quien mantiene como su último mensaje en Twitter una fotografía de Kenji de niño, que publicó el pasado 20 de mayo, cuando el legislador cumplió 38 años, y acompañó con la frase: “Mi adorado hijo”. EFE