Kimberly de la Cruz Astorga recibió las aguas bautismales

  • Para iniciar su vida religiosa como  nueva hija de Dios Padre

En el templo de Santa Ana y la Sagrada Familia se llevó a cabo en días pasados una ceremonia de bautismo en honor de la pequeña Kimberly de la Cruz Astorga, quien recibió las aguas del Jordán, la pequeña llegó acompañada por sus consentidores padres los señores Erika Yadira Astorga e Ignacio de la Cruz, los cuales le confiaron la odisea de fungir como sus padrinos a los señores Fernando Astorga y Ma. del Rosario Hernández, quienes escucharon con atención las palabras del sacerdote celebrante quien los exhortó a encaminar en una vida cristiana a la linda niña tal y como lo manda la Iglesia Católica.

Más tarde durante la ceremonia se procedió a la unción de los santos aceites sobre la frente y el pecho de Galely, para luego verter las aguas benditas sobre la cabeza de la nueva integrante de la comunidad católica.

Finalmente, se llevó a cabo el encendido del cirio pascual y una vez que se mostró la luz la tomaron en sus brazos papás y padrinos para comprometerse a velar por el desarrollo y formación de la pequeña.

Posteriormente al finalizar la ceremonia religiosa sus padres ofrecieron una espléndida recepción, la cual se enmarcó en un bonito salón de fiestas en donde se congregaron amistades, familiares y  allegados para celebrar esta gran fecha.

En esta ocasión para los presentes  se sirvió  un rico menú así como una rica variedad de deliciosos postres los cuales fueron preparados con gran esmero para esta gran celebración.

Quienes no dejaron pasar la oportunidad de felicitar a la pequeña fueron sus consentidores abuelitos, tíos y primitos, los cuales la llenaron de tiernos apapachos y de mucho amor durante toda la amena tarde.

El  ambiente estuvo lleno de interesantes charlas y mucha diversión, pasando así una buena tarde en esta gran celebración en donde la pequeña ingresó a la familia católica.

Sin duda alguna fue un grandioso día lleno de gratas sorpresas para la bonita familia De la Cruz Astorga, el cual recordarán para siempre con singular alegría.

¡Muchas felicidades!